Otoño

🍂🍂🍂Oᴛᴏñᴏ 🍂🍂🍂

 

59673436_2374864656103167_3376013091165700096_n.jpg
El otoño no asesina, tan sólo viene caminando mansamente y se lleva puesto todo lo que ve colgando. Parece matar, pero sólo acaricia las gotas secas de salvia que antes formaban parte de una hoja verde, para hacerlas planear un rato hasta al fin caer sobre las aceras desparejas de la ciudad.
En una calle del centro una mujer se afana diez minutos reloj en sacar las hojas del parabrisas de su auto mientras murmura palabras obscenas.
En las afueras otra mujer las barre llevándolas medio de la calle, esperando que un objeto volador no identificado las aspire tal vez, y lleve al fin esta inmundicia que se cae de los árboles y lo ensucia todo a otra galaxia. Pero, lo único que circula es un camión a toda velocidad que vuelve a poner las hojas en su lugar. 

Seguir leyendo

Anuncios

Cafuné

saul-leiterbf18f6d2773e19db4df

Llueve, y qué?

Afuera el otoño resiste.

Adentro la espuma de mar

llega al borde de la cama,

donde están los pies

enredados.

Las luces de la ciudad

forman pequeños halos

en la noche húmeda

que forman sombras

dentro de la habitación.

Corren hilos pequeños

de agua

que desembocan en la acera

arrastrando

el polvillo de ayer

y dejando los mosaicos

llenos de purpurina.

Llueve y qué?

Seguir leyendo

1 de mayo

tumblr_pep5pjq5t91ucg0bl_1280

Han pasado 42 días desde el final del verano.
El mar lo sabe, y la ciudad balnearia también.
El feriado internacional sumerge a toda la población en una desaparición forzada.
Solo estamos vos y yo, caminando por peatonales desiertas, curioseando entre los telones de los comercios cerrados, imaginando qué no compraríamos de todos modos estando éstos abiertos.
Somos como dos fantasmas, en una ciudad al que el viento ha quitado los papeles de la acera. Como hace frío, mi mano pide estar dentro de la tuya.
Nos refugiamos en un bar, uno de los únicos dos que permanece abierto.
Allí parece haber algo de vida.
El mozo de toda la vida, un par de mesas ocupadas, el menú del día ocupando los platos blancos junto a la gaseosa que viene en el combo.
Ya habíamos estado allí antes. Somos dos locos un poco conocidos, explorando ver si hay más para nosotros.
¿Cuánta tela queda para cortar? ¿Cuánta tinta? ¿Cuánto papel en blanco para seguir escribiendo?

Seguir leyendo

Change your heart

tumblr_pp3jkhizSt1vhlgs8o1_640.jpg

Qué aterradoramente silenciosas
son las mañanas.
Mi cuerpo también está aterrado.
No entiende lo que intento hacer con él. 
Se siente amenazado de muerte,
mientras yo me siento presa.
Mi cuerpo es una cárcel,
estoy cautiva en una prisión sin barrotes,
condenadamente fría y retirada,
furiosamente destemplada,
odiosamente silenciosa.
“Change your heart, look around you”
canta Beck y parece un mantra.
En la pantalla plana un hombre quiere matarse,
pero es muy cobarde para hacerlo.
Le duele perder. Como a todos.
Todos nacemos perdiendo.
El primer acto que se nos regala
al nacer es de pérdida.
La primera lección y se olvida tan pronto. 

Seguir leyendo

Vestidos para todo

laura-makabresku-29
Es otoño querido.
Suena tu alarma. Volvés a la cama a abrazarme luego de apagarla. Dormimos diez minutos más o un siglo.
Suena mi alarma. Extiendo el brazo para silenciarla. Dormimos diez minutos más y otro siglo.
Queremos más de este estado comatoso y calentito, pero la vida nos llama ahí afuera. 
La gente sale a la calle súper poblada de abrigo. Me pregunto qué se pondrán dentro de tres meses, mientras veo salir el vapor de mi taza de café instantáneo de segunda marca sin leche.
Pocos venenos entran hoy en mi boca, salvo este café.
Escucho la puerta delantera cerrarse y tu ser que se pone en marcha junto con el motor del vehículo.
Voy hacia el balcón y en un acto de silencio absoluto veo al sol desperezarse por sobre el techo arriunado de chapas de mi vecino.
Quisiera quedarme envuelta en una manta mirando al sol bostezar, para luego prepararme otro café -esta vez con leche-, y por qué no unas tostadas ya condenadas a muerte con algún dulce casero que se estacione sin pagar ticket en la comisura de mis labios, por donde luego pasaré la lengua. La lengua que hace unos minutos estaba nadando en tu boca.
Y quedarme escribiendo versos desaforados, sandeces y finales disparatados, mientras Chet Baker suena en el rincón de la estancia por donde entra la mañana.
Es otoño querido.

Seguir leyendo

Escupiendo amarillos

tumblr_poomqh4F2w1xqbcjko1_1280

 

¿Hace un guiño la estrella
o me parece?
Tal vez sea un mosquito
que justo se cruzó
haciendo una ilusión óptica
entre mi retina y esa estrella.
Ilusión de que el cielo
está de mi lado.
El verano que agonizaba
al final auto decreta su muerte
con la presencia
-a mitad de la cuadra
donde se aloja la seccional primera
de la comisaría local-
de un frondoso árbol
escupiendo amarillos.
El otoño llegó
y los primeros testigos
son los uniformados.
Al lado del árbol
un grafiti reza
“Nunca seré policía”.
El otoño no hace ruido.
Llega con pasos sordos
y un silbido inaudible,
se te para enfrente
un 20 de marzo
y te clava la mirada,
te clava el alma.
Vos salís a la calle
medio mareado,
medio aturdido,
totalmente enamorado.
Patricia Lohin
Imagen @Jeremy Perez-Cruz
#otoño #poesía #amor #amarillo #verano #patricialohin #blog

Agua de arroz

764994130ad2464e7de3688cf8b1d9d3
Nude Study in Studio on Chair, NYC, 1954 – Fritz Henle

Se cerraron las posibilidades.

Dejamos de tener salida al mar,

se clausuraron todas las pistas de despegue,

cerraron los mercados -lo cual sería lo de menos-,

pero también cerró el petit almacén

que vendía las gomitas de colores sueltas

y los chicles con formas de estrellas.

Se trabaron las ventanas y las puertas,

bloquearon el acceso

a la casa de chocolate con postigones

y a su vez clavaron sobre éstos

potentes tirantes de quebracho.

Que no queden dudas, nada entrará,

ni siquiera la luz que empieza a entibiar

estos días de primavera.


Murió el otoño

que nacía del otro lado del planeta,

me lo mataron en un pelotón de fusilamiento,

mi otoño, mi única salvación.

Clausuraron la luna

y dictaminaron por decreto

su permanencia oscura

y fuera de órbita en otra galaxia.


Se cerraron las posibilidades.

No más arena en las playas,

no más escritos con tu nombre encubierto,

no más luciérnagas flotando en mi patio

en las noches de verano.

Seguir leyendo