Infancia

57348125_705676789830702_3170766216226668544_n

Cuando yo era chica todo se arreglaba con salame.
Salame milán. Cortado en una rodaja gruesa, y luego cortado en cubitos.
Cuando mi mamá comía salame era porque el universo funcionaba a la perfección y la tierra era un lugar feliz.
El plan b eran sanguchitos de miga, hechos en casa, también con salame milán y mayonesa exclusivamente comprada para esa ocasión. 
Ese manjar, único que yo recuerde de mi infancia, tenía lugar luego de la función de cine los domingos.
Era una tranquilidad para mí saber que si el domingo íbamos al cine, y luego comíamos sanguchitos de miga con una Coca Cola -un gasto exuberante en la década de los 80- todo estaba bien. El paraíso terrenal existía, al menos una vez al mes. El resto de los días eran mezcla de soledad, desolación, enfermedad, negligencia y violencia. 

Seguir leyendo

Anuncios

Nuestra dama

56963275_10215994928399535_6948416602777845760_n
Se derrumba nuestra dama
y te adivino sentado en el sillón
que está contra la pared,
mientras la persiana frontal
yace a media asta,
como si fuera la bandera raída
de un país que está de luto.
La pantalla plana dice a gritos
que se cae Dios,
mientras se ven detrás del cronista
mortales con lágrimas en los ojos,
escuchando como lenguas de fuego
devoran y atacan ferozmente,
desde los cuatro puntos cardinales
la cúspide de la postal;
la misma que hace unos años
quedó estampada en tu retina derecha,
mientras sostenías de la mano
a tu último amor,
diciendo en casi voz baja:
“Volveremos corazón.”
Sin Dios, sin cúpula,
sin arte, sin amor, sin historia,
sin dama.
Sólo algunos recuerdos
y tu cuerpo estupefacto
que yace en el sillón.
Patricia Lohin
Foto: Andy McLaughlin
#notredame #onfire #escritos #escritora #poesía #amor #incendio

Sin Dios

DSC_0075.JPG

 

Otra estación,

a miles de siglos de distancia.

Otra estación sin vos.

El mundo es un derrotero

y yo soy la eterna navegante

que te busca

en estaciones de trenes en ruinas.

Camino entre las vías del tren,

saltando de uno en uno

los durmientes.

Investigando si entre éstos

ha quedado algún vestigio

de tu presencia:

un ticket,

un garabato sobre una servilleta de papel,

el envoltorio de un caramelo.

Siento el temblor de la locomotora

que pasó por este mismo lugar,

llevando un único vagón

con dos o tres pasajeros errantes

dentro de los cuales estabas vos,

sentado en un asiento de cuero blanco,

con sombrero de ala ancha, mirada gentil,

y zapatos de cuero recién lustrados

dispuestos a llevarte

a un lugar donde estuviese yo.

Tengo la vista arruinada,

igual que lo están las paredes de esta estación.

Mi alma abandonada y el corazón

que antes era de madera de pinotea,

ahora es de un material

polvoriento que apenas

si sobrevive a esto

que hemos dado en llamar

desencuentro cósmico.

Una vida, mil vidas,

cien estaciones más,

mil ventanas abiertas de par en par,

una capilla al lado de la boletería,

y un curita que se pregunta

dónde corno está Dios.

Eso nos ha quedado Darling:

mil estaciones sin Dios.

Patricia Lohin

Foto propia: Estación de Lin Calel

#escritos #escritora #poesía #estación #amor #tren #vías #blog

Definitivamente

56560654_2356704817919151_1979515701915811840_n
No creo en los finales,
ni en las perdices.
Que si en la puta vida
he visto una correr, volar,
o ser feliz.
No creo en los finales.
Creo a ciencia desierta
que sería hora de certificar
que no existe tal cosa
como un final.
Tan solo
el final del día que llega
para que comience
todo de nuevo,
mientras nos enviciamos juntos
super poblando nuestro mundo
de finales inexistentes.
Definitivamente
te quiero,
sin final.
Patricia Lohin
Foto: Hélène Desplechin
#patricialohin #escritora #escritos #amor #poesía #blog

Fosfenos

57019594_2356672311255735_6706301969088118784_n.jpg
Rueda la bicicleta calle abajo y el viento arrastra las hojas secas por delante. Parecen huir, o correr.
Se desvanecen los ruidos y se apagan las intermitencias del semáforo.
Los transeúntes se congelan con gestos estupefactos y todo a mi alrededor termina siendo una postal en blanco y negro.
El mundo no se desmorona allí afuera. Simplemente ha dejado de interesarme.
La gente llega al mercado por la mañana, poco despierta, poco limpia, poco asertiva, con pocas ganas de todo y apenas perfumada por arriba con el spray de la ropa. 

 


Se dirigen a los lockers y dejan sus corazones gastados en los casilleros que van del 1 al 45. Cuando ya todos están completos y no quedan lugares para más corazones destrozados, simplemente los tiran a un costado, a la intemperie, cerca de los containers de los residuos y del tutor que sostenía la planta que nunca nació.
El mundo ha dejado de interesarme, igual que yo a éste.
Me río, ¿desde cuando fuimos tan importantes el mundo y yo el uno para el otro?
Voy pedaleando por la calle principal, tirando hechizos de congelamiento global, mientras las hojas me preceden en velocidad. Va mi vestido rojo sonriendo junto al viento, mientras se adivina que llevo un culotte con mariposas blancas.
Algunos individuos quedaron congelados con el celular en la mano. Pienso que les interrumpí las ganas de ignorarme. Al fin una buena noticia.
Llego a destino, o el destino me llega a mí. El otoño está en todas partes. El jazmín invade descaradamente la puerta de entrada. Desde que renació vive y crece impetuosamente. Apoyo mi bici en la vereda, y veo una figura que camina seguro hacia mí.
Pienso en que ha fallado, eso del frío polar y la aniquilación de las especies, que no me alcanzó el polvo para todos.
Me froto los ojos. Veo estrellitas de colores, y detrás te veo a vos.
Patricia Lohin
Fosfenos: colores o “estrellas” que vemos cuando nos frotamos los ojos.
Foto: Felicia Simion

cha cha chá

55961839_10215903557155311_7721599965478256640_n

ya no me interesa el futuro
como me interesaba antes
de esa manera
loca y desquiciada
como si fuese una línea blanca
a punto de ser aspirada
digo
la línea tenue del horizonte
cuando lame el borde del mar
y acaricia el borde del cielo
todo al borde del armagedón
apocalipsis y fin de los días
ya no me interesa el futuro
como ese lugar que hay que develar
destapar
descubrir
ventilar
adivinar
rasquetear
y que luego de haber pagado
por todo eso
el muy puto te desvela
como un porvenir
del que ya no se puede huir
ni moldear como una plastilina
color roja o verde
ya no me interesa el futuro
como algo predestinado
al que hay que pagar por verlo
o intentar adivinarlo
ni siquiera estoy interesada
en tirar estrellas fugaces
desde mi casa hacia la luna
ni echar a volar avioncitos de papel
o caminar boca abajo sobre una nube
ni caer desde mi cama
hacia el cielorraso blanco
si después de todo
el futuro
cuando no se lo está mirando
viene y te pellizca el culo
y cuando te das la vuelta
dolorido y asombrado
sólo escuchás su carcajada
mientras se va bailando
cha cha cha
o lambada
patricia lohin

Change your heart

tumblr_pp3jkhizSt1vhlgs8o1_640.jpg

Qué aterradoramente silenciosas
son las mañanas.
Mi cuerpo también está aterrado.
No entiende lo que intento hacer con él. 
Se siente amenazado de muerte,
mientras yo me siento presa.
Mi cuerpo es una cárcel,
estoy cautiva en una prisión sin barrotes,
condenadamente fría y retirada,
furiosamente destemplada,
odiosamente silenciosa.
“Change your heart, look around you”
canta Beck y parece un mantra.
En la pantalla plana un hombre quiere matarse,
pero es muy cobarde para hacerlo.
Le duele perder. Como a todos.
Todos nacemos perdiendo.
El primer acto que se nos regala
al nacer es de pérdida.
La primera lección y se olvida tan pronto. 

Seguir leyendo