Diana

View this post on Instagram

– ¿A que se dedica Diana? – A hacer lo que puedo con lo que tengo. – ¿Cómo sería? – Claro, yo tengo alta resistencia a la infelicidad. – ¿Usted dice? – Si, estoy matriculada en esos menesteres y en otros. – (silencio) – Mi alta resistencia a la infelicidad, me otorga alta resistencia a casi todo. Cuando uno aprende a ser infeliz desde el vamos, desde el primer llanto, desde la cachetada en la nalga para que lloremos se hace resistente. Ser resistente es ser como una esponja Mortimer, -alguna vez me dijeron eso-, tendré piel de acero. – ¿Y qué beneficios ha tenido usted con esas capacidades de alta resistencia que dice tener? – Y bueno, por ejemplo resistir relaciones mediocres por veinte o treinta años como si nada. – ¿Y a usted no le parece que eso es insano? – ¿Usted insinúa que yo no tengo instinto de supervivencia? – A ver, defina la palabra sano. – No enfermarse, estar siempre al pie del cañón, ser de hierro, que no me agarre la tos en agosto ni la alergia en septiembre, no desintegrarme… – Así que tiene miedo a desintegrarse. – No, yo no tengo miedo a casi nada, ese es otro de los beneficios de la alta resistencia a la infelicidad. – O sea que usted podría seguir siendo infeliz siempre. – Si. ¿Por qué no? ¿Acaso todos los que vienen acá no son infelices? ¿Y los que hacen la cola en el mercado y afuera de los bancos a primera hora de la mañana? – ¿Es lo que usted desea? ¿Infelicidad eterna? – Los dados ya fueron tirados y esto es lo que me tocó. Uno no cambia. – Por algo vino hoy y sacó turno. ¿Acaso no piensa que usted puede cambiar su calidad de vida? – Vine porque así me lo exigieron desde el departamento de recursos humanos, aparentemente alguien se quejó de mi incapacidad de crear vínculos, como si asentar el movimiento diario así lo requiriera. – ¿Cuánto tiempo hace que está en esa empresa? – 25 años, no sé por qué ahora quieren cambiar las cosas, un chico nuevo en contaduría se quejó, uno de esos que ahora llaman millennials. – Ésta no será una relación como las otras, sino que será un trabajo terapéutico conjunto. – ¿Quiere usted apostar? – Nos vemos el próximo miércoles a la misma hora Diana… Patricia Lohin Foto © Audrey Thizy

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s