Cajita roja

View this post on Instagram

Yo tengo una cajita roja guardada en la mesa de luz. Con los años ha tenido alguna que otra hecatombe: se ha humedecido, desteñido, destapado, le he cambiado la cinta que tengo para atarla, he sacado cosas de ésta y he vuelto a guardar otras. Hay dos berretines en mi escritura, uno es la cajita roja y otro es el buraco existencial, el cráter, la herida, el ombligo lleno de pelusa maloliente, el corazón latiendo fuera del tórax, el desamor. El buraco vive dentro de la cajita, lo sé, porque es lo único que no puedo sacar de ésta cuando intento sacudirla. Se achica al tamaño de una pulga y se repliega contra una de las esquinas de su base. Lo he intentado todo, pero no sale, no muere. Tan solo se limita a vivir allí, con el espacio que tiene se expande o se achica depende de las circunstancias, pero no muere. El buraco no necesita de oxígeno, es como un volcán que está frío durante miles de años y luego un gesto pelotudo lo enciende haciéndolo arder. Cuando arde me duele como la puta madre, y mi cuerpo empieza a contaminarse con ese dolor. mientras el pecho sobrevive con una respiración corta y angustiada. Todo vuelve a resurgir como si fuese la primera vez. El asunto con las heridas es que durante un tiempo no presentan síntomas y de ninguna manera avisan cuándo volverán los achaques. El asunto con las heridas es que se acomodan durante un tiempo, pero qué difícil es no darles de comer cuando afloran. Patricia Lohin Foto © Stanko Abadžić #escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

El futuro viene fallado

Olvidé el resto

Creadores de imposibilidades

View this post on Instagram

Me agotan los creadores de imposibilidades, parados arriba de una tarima de madera semi putrefacta y pregonando mediocridades por un megáfono antiguo y oxidado. Trabajan de eso, y lo peor de todo es que lo hacen gratis. Trabajan para que te acobardes. Te muestran lo que podría ser tu vida si tal o cual cosa fuese viable, pero el destino así no lo quiere, entonces lo mejor es beber de algún whisky barato noche tras noche, para que el deseo se vaya erosionando hasta desaparecer. A la mañana siguiente y con resaca te cuentan que el destino es un arma de destrucción masiva. Dicen que destino tiene propósito hostil, y te la creés cuando salís a la calle y descubriste que taparon la poesía pintada en el muro de acá a la vuelta. Los hostiles son ellos. Por suerte hay otros que también trabajan gratis y con ahínco. Son los que vuelven a escribir el borde de la calle y sobre la pared recién pintada, los que aman de la boca para adentro, son los que nunca crecieron, creen en la utopía y saben donde nacen los sueños, los que confían aunque vengan heridos, los que se cansaron de esperar porque entendieron que esperar es otra forma de morir. Para mi el destino más que armamento es una regadera, y tiene no uno, sino mil propósitos, todos a la altura del coraje de quien lo vive. Si viene alguien con un destino atrofiado a tocar el timbre, por favor no lo atiendas. Patricia Lohin Imagen @niravphotography #escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

Recordar

Tadea

Diana

View this post on Instagram

– ¿A que se dedica Diana? – A hacer lo que puedo con lo que tengo. – ¿Cómo sería? – Claro, yo tengo alta resistencia a la infelicidad. – ¿Usted dice? – Si, estoy matriculada en esos menesteres y en otros. – (silencio) – Mi alta resistencia a la infelicidad, me otorga alta resistencia a casi todo. Cuando uno aprende a ser infeliz desde el vamos, desde el primer llanto, desde la cachetada en la nalga para que lloremos se hace resistente. Ser resistente es ser como una esponja Mortimer, -alguna vez me dijeron eso-, tendré piel de acero. – ¿Y qué beneficios ha tenido usted con esas capacidades de alta resistencia que dice tener? – Y bueno, por ejemplo resistir relaciones mediocres por veinte o treinta años como si nada. – ¿Y a usted no le parece que eso es insano? – ¿Usted insinúa que yo no tengo instinto de supervivencia? – A ver, defina la palabra sano. – No enfermarse, estar siempre al pie del cañón, ser de hierro, que no me agarre la tos en agosto ni la alergia en septiembre, no desintegrarme… – Así que tiene miedo a desintegrarse. – No, yo no tengo miedo a casi nada, ese es otro de los beneficios de la alta resistencia a la infelicidad. – O sea que usted podría seguir siendo infeliz siempre. – Si. ¿Por qué no? ¿Acaso todos los que vienen acá no son infelices? ¿Y los que hacen la cola en el mercado y afuera de los bancos a primera hora de la mañana? – ¿Es lo que usted desea? ¿Infelicidad eterna? – Los dados ya fueron tirados y esto es lo que me tocó. Uno no cambia. – Por algo vino hoy y sacó turno. ¿Acaso no piensa que usted puede cambiar su calidad de vida? – Vine porque así me lo exigieron desde el departamento de recursos humanos, aparentemente alguien se quejó de mi incapacidad de crear vínculos, como si asentar el movimiento diario así lo requiriera. – ¿Cuánto tiempo hace que está en esa empresa? – 25 años, no sé por qué ahora quieren cambiar las cosas, un chico nuevo en contaduría se quejó, uno de esos que ahora llaman millennials. – Ésta no será una relación como las otras, sino que será un trabajo terapéutico conjunto. – ¿Quiere usted apostar? – Nos vemos el próximo miércoles a la misma hora Diana… Patricia Lohin Foto © Audrey Thizy

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

Aprender a vivir

View this post on Instagram

de diván El tipo -un cliente- me dijo algo así como que este era el año para aprender a vivir. La pucha pensé. Tantos tropezones y seguía la vida en veremos. ¿Qué sería aprender a vivir? Si ya me había acomodado a todo, y luego de acomodarme me volvía a resbalar y rebelar. Vivir en medio de una mansedumbre trucha por largos períodos para luego hacer frente a breves pero tormentosas crisis y revoluciones personales que me dejaban viviendo sola en el sótano de la casa abandonada de al lado. La vida fue siempre eso para mí. Hasta hoy. Mi psicoanalista me dijo como al pasar que la felicidad es una cosa de tontos. Yo le dije que ahora -ese ahora en el que fui a sentarme frente a él en un duelo de miradas- era asquerosamente feliz, y que eso me impedía escribir y regodearme en el dolor de la escritura. Ahí comenzó un breve ida y vuelta sobre el asunto literario. La palabra escrita como si el martillo se zafara y reventara un dedo, la lágrima que cae justo en el teclado, la búsqueda insistente de la cascarita para rascar, extirpar y que sangre otra vez. – No sé escribir de otra manera – le dije-, mi escritura es un proceso de autocuración. Y no sé si alguna vez acabará, mi piel está hecha de tristezas. Cuando soy feliz tengo miedo, más miedo que cuando todo está peor que mal. Y te digo por qué: los mejores momentos arrancan con una promesa de final, como cuando al nacer sabés que te espera la muerte. Al menos los momentos de angustia los he vivido con mayor esperanza: el final es mucho más prometedor. – Fernando, es la primera vez que quiero que algo no termine, yo que amo los finales y no creo en la inmortalidad. El me miró con un poco de tristeza, o me pareció a mí, me aseguró que hay momentos que son irrepetibles, y que se terminan, por lo visto igual que la sesión porque se apuró a despedirme. – Disfrutá Patricia, que no se te escapen. Nos vemos la próxima. Patricia Lohin #escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

Persecuta

View this post on Instagram

me persiguen los momentos no vividos por miedo o cobardía los amaneceres que me perdí sumida en mi propia jungla los minutos desaprovechados que ahora quiero juntar para dedicarme a beber el aire y llenar de mariposas mis pulmones sedientos me persiguen los lugares que no visité la gente a la que no dediqué el tiempo o las ganas de conocer las historias que no escuché las mil noches que no nos encontramos nuestra amistad inconclusa tu voz leyéndome un cuento para dormir los libros que abandoné acomodados religiosamente en mi biblioteca haberme dedicado más al deber que al deseo al que dirán a lo que dicen me persiguen las deudas que no pagué ni pienso saldar porque una vez en la vida no quise cumplirte a vos que me fallaste siempre me persiguen las mentiras blancas que dije con los pies fríos bajo las sábanas haber callado cuando quise gritar las tasas que no estrolé contra el cielorraso no haberme defendido permitiendo tantos golpes a un alma ya devastada me persiguen las silenciosas violencias que me hubieran liberado antes de la persona que no soy y también la libertad que me llegó por correo postal y que aún sin usar voy pagando en cómodas cuotas Patricia Lohin Foto Tumblr #escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

Buenos tiempos

Estallido

Por venir

View this post on Instagram

lo mejor está por venir -dicen- porque mañana estaría llegando la primavera o porque esperamos arribar después de tanto andar ciegos por la vida a un lugar sin puertas y nosotros -al fin- sin nada de ganas de huir quemando los últimos boletos ya vencidos mi mañana llegó ayer cuando aposté mis últimos cinco segundos de valentía y salí a buscarte otra vez y no es que el resto de mi vida no tuviera sentido ni música o palabras también me levantaba al alba y sacaba fotos de dos o tres amaneceres en la semana también me servía vino tinto hasta la mitad de la copa y miraba alguna que otra serie para luego irme a dormir de costado levantarme y ducharme luego de tomar interminables tazas de café con leche o daba vueltas a la mesa jugando con mi perro y salía a trabajar obligándome a no arrastrar los pies no es que ayer no fuera mañana ni que estuviera vacío de atardeceres pero hay mañanas que son mejores viviendo sin obligarme a nada en una casa abierta con el sol entrando de frente y perfil y un infinito deseo de quedarme así en el molde de esta vida con el lomo apoyado en el pasto y la cara de costado al sol mientras te miro de reojo ir y venir venir y amarme Patricia Lohin Imagen Tumblr #escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

No se puede vivir así

Lunar desprendido

Faltando

View this post on Instagram

Hay gente que está faltando a sus propias vidas. Creo que deben sentir que no tienen nada, que la vida no les pertenece, por eso faltan. Apagan la alarma del reloj, si es que la pusieron, y se dan vuelta en la cama de espaldas a la luz del día, para que la penumbra termine de consumir lo que queda. ¿Qué es lo que queda? El sueño lo acomoda todo, aletarga el miedo y el espanto, acalla las voces interiores que dicen barbaridades y verdades. Es más llevadero así, no sé si fácil. Hay gente que está faltando a sus propias vidas. Pegaron el faltazo existencial, sin certificado médico, ni siquiera metieron excusas. Se hicieron la rata, y no fue para ir a meter las patas en el río o para intentar enamorarse después del tercer beso con un desconocido. No es que no tuvieran ganas de asistir, es que para qué vivir tres o cuatro días más de abandono si se puede uno auto cobijar debajo de las sábanas que ya empiezan a mostrar que se rajarán sobre el colchón. Yo hice fuerza unas horas, dos días, tres años, hice fuerza hasta los domingos para levantarme, subir la pera a la altura del horizonte e intentar mirar al sol despuntar. Pero un día simplemente me harté. Cuesta llegar temprano, llegar a tiempo, cuesta la calle vacía, la mesa limpia, el día sin noche, cuesta irse a dormir otra vez sobre las siete de la tarde. Hay gente que está faltando a sus propias vidas. Yo por ejemplo. Patricia Lohin Foto © David Sagasta #escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos

A post shared by Patricia Lohin (@patricialohin) on

Todo se va a la mierda

sin título

hace un tiempo que ya no pongo títulos
los textos salen despedidos sin corrección
sin puntos
comas
ni mayúsculas
sin nombre ni apellido
ni conexión con la realidad
que algunos dibujan acá afuera
en las calles donde vivo ausente
los poemas viajan por rutas alternas
hacia una nube densa y semioscura
que se parte en dos
y que vos me mostrás mientras desayunamos
al rato se convierte en recortes
que podrían acariciar el día
o cortar las sogas de las manos
que anudadas detrás de una espalda
me impiden salir
de la pequeña habitación
situada en el sótano de una casa
reniego de los títulos
de un dios con mayúsculas
y de los punto y a parte
sin miedo a tener miedo
de olvidarme del nombre de los objetos
que hace rato no estarían sirviendo para nada
pienso que si me olvidase de tu nombre
el nombre que necesito para todo
tal vez pudiera llamarte con la mirada
la mirada que habita la pupila
donde solo cabe lo importante
Patricia Lohin
Foto Alexey Naumov

escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos