Remember

68752561_10216850822516353_8494771817666314240_n
¿Cómo se borran los recuerdos? me preguntaste.
No se borran. Al menos los de amor, los de desamor, la angustias anudadas que provocaron la ausencia de besos un sábado a la tardecita, las ganas de más, la confirmación de menos, eso no desaparece.
Si empezaran siquiera diluirse con la des-memoria, sería como una hecatombe, como el mar que se escurre por un agujero al costado del planeta, sería un alzheimer choto y colectivo inundando la biblioteca nacional, arrasando con los libros de Cortázar y Borges.
Las heridas de amor y de guerra quedan hechas cicatrices en la memoria. Cicatrices profundas y doradas, como el hilo de sol que se cuela a través del cielo borrascoso.
No huyas. Y si mañana por la mañana te encuentra el día destemplado, golpeando las zapatillas de correr contra esa calle de tierra embarrada, castigando la respiración desacompasada, humedeciendo los ojos con esa canción desarticulada y pedorra de tarde de románticos, no pasa nada.
Chupáte el caramelo o la mandarina. Saboreá el momento. Recordá el aroma de la piel. Fagocitáte. Deleitáte.
Recordá que un día los dioses llamaron a tu puerta dejándote un millón de posibilidades envueltas en papel aluminio.
Y que con ese beso de despedida sólo perdiste un par.
Patricia Lohin

Anuncios

Un comentario en “Remember

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s