𝖢𝗈𝗆𝗉𝖺ñ𝖾𝗋𝗈

69638436_10216936067567426_8035140008379678720_n
-𝘋𝘦 𝘭𝘢 𝘴𝘦𝘳𝘪𝘦 “𝘌𝘴𝘤𝘶𝘤𝘩𝘰 𝘩𝘪𝘴𝘵𝘰𝘳𝘪𝘢𝘴 𝘥𝘦 𝘢𝘮𝘰𝘳”-

Él me dijo compañera. Detrás de esa palabra cargada de contenido histórico yo leí el comienzo de nuestra lucha juntos.
Compañeros, los que comen del mismo pan y caminan a la par levantando la misma bandera. Fueron muchos los pasillos transitados redactando documentos plagados de proyectos, que nos llevaron repetitivamente a los mismos lugares: un escritorio desordenado, horarios encontrados, almuerzos improvisados, ceniceros con colillas aplastadas, calles desconocidas que desde ese momento crearon un nuevo mapa hasta entonces incierto: el de nuestro encuentro, un nuevo punto geográfico recién parido.
Adoración. Devoción. Admiración mutua. Mis oídos bobalicones escuchando sus proyectos utópicos. Yo queriendo subirme a la calesita para ponerlos en marcha. Y viceversa a todo. Su dialéctica. Mis sueños. Su mirada. Mi realización a partir de esa mirada. Mis oraciones. Su punto y seguido. Mis párrafos. Su acto continuo. Mi despertar. Su sentir silencioso. Mi amor platónico. La tinta de su lapicera que no alcanzó para poner tres puntos suspensivos. Te amo. Yo también. La espera detrás de bambalinas. El final cuando no fuimos los elegidos. Su huida y el fin de mi revolución.
Él renunció a mi causa, un proyecto al que nunca pude ponerle punto final.
Hoy cuatro años después, seguimos militando cada uno por distintos pasillos, mientras cada tanto y subrepticiamente nos miramos de reojo.
Uno solo fue el cobarde.
Usted compañero.
Patricia Lohin
Foto Adriana Lestido
#escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros#escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos #reflexiones #leeresvivir #vida #poesía #amoleer #love #escritoresdeinstagram #novela

Fragmentarios: Quiz: ¿Qué tipo de tristeza eres?, por Rodrigo Mora

Revista Palabrerías

Instrucciones: Lea. Escoja las preguntas que más llamen su atención y respóndalas.

A) ¿Dónde está la búsqueda que deseas? ¿En la maduración de nuestras canas marxistas y nuestros ademanes intelectuales en medio de la carnicería transdisciplinaria de la facultad? ¿Por qué duermes tanto? ¿La formación académica es un espectáculo maravilloso, y es justo ese espectáculo el premio por no participar en ello? ¿Después la espera, allá afuera? ¿de lo que sea? ¿A los veinte siempre esperamos a Godot y el mundo sólo es una obra de Samuel Beckett? ¿Las canciones suenan muy lento? ¿En todas partes queremos estar solos para que nadie nos vea regar las cenizas del imperio que imaginamos a los dieciséis años y que, quizá, servirán de abono a las siguientes generaciones? ¿De verdad es tan tarde para nosotros? ¿Y si vemos el único discurso prestigioso de los últimos dos siglos: La estadística, la ciencia de lo…

Ver la entrada original 684 palabras más

Ve O eSe

68817857_10216903296388167_8351254003706757120_n

Dijiste “vos”:
Ve O eSe.
Vos refiriéndote a mí.
Tus labios pegados,
despegándose
a una velocidad
angustiosamente lenta
para pronunciarme.
Tu boca besando mi yo.
Yo queriendo
irme a vivir adentro
de tu cavidad bucal,
para dormirme
de cúbito dorsal
sobre tu lengua.
Dijiste “vos”,
hablando de mí;
y yo pensé
en “vos y yo” separados
-haciendo algo
solapadamente loco,
saltando afuera
del cuadrado existencial,
infringiendo normas
horarios y toques de queda-
pero juntos.
Dijiste “vos”
y sonó como un susurro
en mi oído,
mientras imagino que hundo
las yemas de mis dedos
en tu espalda,
y flasheé mal…
flasheé bien,
con que mi nombre
estaba en tu boca
derritiéndose.
Pᴀᴛʀɪᴄɪᴀ Lᴏʜɪɴ
Foto Federica Santolamazza
#escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros#escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos #reflexiones #leeresvivir #vida #poesía #amoleer #love #escritoresdeinstagram #novela

Infancias

69276300_10216931013641081_5905401825216954368_n

El cuarto está ordenado y silencioso. El silencio no es más que una neblina que se cuela por debajo de la puerta y me alcanza. Orden y silencio, como un mantra religioso que hay que obedecer para alcanzar el paraíso.

Desde un estante algunos libros me hablan y suenan. Toda mi banda de sonido está en éstos. Encuentro en los renglones y en las historias de otros todo el ruido que le falta a mis días. Salgo a la calle enfundada en ropas de posguerra. Prendas elaboradas con telas que doy fé, podrían haber sobrevivido treinta o cuarenta años más, vistiendo a varios pares de generaciones. Afuera hay que agudizar el oído. Caminamos con la cabeza gacha rumbo a la escuela primaria, cada una arrastrando sus propias rejas. Nos miramos y nos desconocemos. Nos enseñaron a desconfiar. El otro es un universo paralelo riesgoso, que puede enseñarnos vaya a saber qué cosas. 

Con los años los murmullos se convierten en gritos, cada grito desarma un barrote. 

La libertad no es más que esa habitación al fin derrumbada, con libros de hojas amarillentas, y renglones con notas musicales. 

Queda mucho por gritar.

Patricia Lohin

Foto Cristina Hoch

#escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros #escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos #reflexiones #leeresvivir #vida #poesía #amoleer #love #escritoresdeinstagram #novela

Remember

68752561_10216850822516353_8494771817666314240_n
¿Cómo se borran los recuerdos? me preguntaste.
No se borran. Al menos los de amor, los de desamor, la angustias anudadas que provocaron la ausencia de besos un sábado a la tardecita, las ganas de más, la confirmación de menos, eso no desaparece.
Si empezaran siquiera diluirse con la des-memoria, sería como una hecatombe, como el mar que se escurre por un agujero al costado del planeta, sería un alzheimer choto y colectivo inundando la biblioteca nacional, arrasando con los libros de Cortázar y Borges.
Las heridas de amor y de guerra quedan hechas cicatrices en la memoria. Cicatrices profundas y doradas, como el hilo de sol que se cuela a través del cielo borrascoso.
No huyas. Y si mañana por la mañana te encuentra el día destemplado, golpeando las zapatillas de correr contra esa calle de tierra embarrada, castigando la respiración desacompasada, humedeciendo los ojos con esa canción desarticulada y pedorra de tarde de románticos, no pasa nada.
Chupáte el caramelo o la mandarina. Saboreá el momento. Recordá el aroma de la piel. Fagocitáte. Deleitáte.
Recordá que un día los dioses llamaron a tu puerta dejándote un millón de posibilidades envueltas en papel aluminio.
Y que con ese beso de despedida sólo perdiste un par.
Patricia Lohin

Pelopincho

69279391_10216857717928734_2644900032641236992_n.jpg

Me arriesgué. Me tiré a la pelopincho con esa malla enteriza que me hace parecer un mamífero marino y encima me olvidé de ponerme los bracitos inflables.
Fué de panza. No te voy a negar, había agua, pero poca.
Terminé con la pera constipada contra mi pecho.
Dolió como la puta madre.
Dolió como un parto, como cuando uno nace. Dolió como la aguja de la inyección subcutánea que te clava la enfermera después de tres golpecitos, y encima te dice “no pasa nada” mientras el lagrimal supura agua salada.
Vos estabas en la reposera amarilla, viéndome caer, llorar, tragar agua y levantarme herida.
Tus ojos pardos más verdes por el sol, lucían divertidos.
Nunca entendí ese masoquismo enquistado, el de querer a alguien pero quererlo mal. El goce de la caída ajena.
Salí de la pileta y me envolví en un toallón animal print, tratando de parecer un bombón asesino y sexy. Te di un beso en la boca, húmedo y lapidario. Sabés que los picos no son lo mío.
Así y todo fue el beso de despedida.
Patricia Lohin

𝑁𝑜𝑟𝑚𝑎 & 𝑅𝑖𝑡𝑎

51a9u3hz8WL
“Soy Johnny y busco a Frankie”.
Ella levantó el papel que se había desprendido de la pared. Tenía el dibujo gastado de la tapa de la película.
Cualquier Johnny que buscara a Frankie tendría al menos cincuenta años.
No eran muchos los hombres solteros de más de cincuenta años en ese pueblo perdido de Santa Fe.
La mañana húmeda y soleada era un concierto de aves que jugaban a las escondidas en las copas de los árboles. El sol estaba en todas partes, una vez descendido y reflejado en el asfalto húmedo de la calle principal, los rayos se eyectaban hacia las paredes gastadas de las cuadras del centro.
Norma no había desayunado, tampoco cenado. Tan sólo medio atado de cigarrillos había en su ser. Entre los dedos atabacados se colaba el vacío existencial.
Llegó a la panadería La Moderna, y sin entrar se quedó sentada en el marco de la ventana. Esperó unos quince minutos hasta que llegó Rita, una mujer mayor, de edad indefinida, con grandes surcos en la cara, como si toda la vida hubiera llovido entre los ojos y la comisura de su boca. A su vez, su frente ancha, era un entramado de letras que conjugaban una especie de poema desconocido.
Rita se acomodó y empezaron a fumar juntas, tirando el humo en dirección a la vereda opuesta.
La frase de los ochenta era que la vida debía estar en otra parte.
A los 90 estaban ocupadas matando domingos amargos mientras el mate se lavaba al costado del río y los chicos volvían a la casa llenos de barro.
En el 2001 vino la crisis, dejaron el amor y la casa para recibir otro amor y otras casas.
Sobre el 2020, los amores habían resultados insípidos y pasajeros, y la única frase que había quedado estampillada en el cordón de la vereda era que la vida debía estar en otra parte.
Pero las vías del tres estaban frías, dormidas y tapadas de malezas. Entonces dieron por sentado que la vida simplemente nunca había ido a recogerlas.
Patricia Lohin
#escritos #blog #poesía #amor #patricialohin #escritores #literatura #libros#escritor #frases #escribir #escritos #poemas #frasesdeamor #autor #amor #letras #textos #sentimientos #versos #reflexiones #leeresvivir #vida #poesía #amoleer #love #escritoresdeinstagram #novela