Inconmensurable

52445464_10215621024532172_2871214976297598976_n
Me arrancaste una sonrisa,
y después de la sonrisa el asombro,
me arrancaste el hastío,
para sembrar las ganas locas,
y luego arrancaste mi ropa,
para sacarme las otras ganas.
Me arrancaste de las tardes
todas iguales
y sembraste mil palabras nuevas
para que pudiera escribirte
una y otra vez,
dos o tres líneas aleatorias,
que lleven tu nombre.
Arrancaste mi nombre,
para tirarlo al costado de la cama,
y la pupila de mi ojo izquierdo
para clavar en ese pozo negro
el brillo de tu ojo derecho.
Me clavaste los dedos
en las tres Marías 

Seguir leyendo

Anuncios

Cómo te extraño la puta madre

52401149_10215607036822488_3119023035814772736_n

Hay viajes que no deberían hacerse nunca.
Por ejemplo el que hoy a la tarde me llevó a los ajustes del teclado de mi celular, todo para descubrir que el diccionario con “mis palabras” contiene tu nombre y todas las otras variantes de éste. Nunca me había puesto a contar de cuántas maneras diferentes llegué a nombrarte hasta hoy a la tardecita. Siempre quise sorprenderte, agarrarte con el alma abierta, con la guardia baja, con la panza llena de hambre, con la lengua húmeda, con el ojo atento, con la sonrisa fácil.
Tal vez sea un fracaso no haberte enamorado, o una suerte. Mañana lo sabré mejor, cuando deje de sentirte tanto. Siempre fui lenta para todo.
Hay una palabra de tres letras y acentuada, casi al final del diccionario personal, que al leerla me dejó partida en tres millones de piezas, desparramada sobre el piso de madera, como ceniza, como arena, como polvo de alguna galaxia estrellada, como restos de un gigantosaurio o de un saporex. 

Seguir leyendo

Tierra mojada

52657044_10215589490023829_2856510777802620928_n
Tu cuerpo era como tierra mojada, que se aplacaba luego de la lluvia y olía deliciosamente bien. Miro la cajita de madera, la que tiene la tapa calada emulando un mandala. Me acerco y la abro, dejando entrar la luz de febrero que se cuela por la ventana del living.
Estoy sentada en el sillón, el mismo donde te esperé la última de la última vez.
En casa ya no te espera nadie, ni la cafetera, ni el perro ni las sábanas blancas.
En la caja hay una servilleta de papel garabateada con mi firma y otras constelaciones que hiciste alrededor de ésta la primera vez que nos vimos. Me dijiste que leías las formas de las letras. No recuerdo tus palabras exactas, porque estaba perdida en el halo del aroma que emanaba tu cuerpo, tu cuerpo como tierra mojada. Como lluvia que venía sin esperarla sobre las seis de la mañana, mientras uno de los dos se levantaba a abrir la ventana para volver a acurrucarse. Como el despertar que se extendía a lo largo del cuerpo del otro, dibujando galaxias nacidas detrás de la nuca, o entre mi pelo enredado.
Mientras armo la lista de pendientes para febrero, miro de reojo la cajita que volví a colocar en el último estante de mi biblioteca, donde falta el libro que te presté, el de tapa roja.
Pensé ibas a venir a devolverlo, poniendo el pecho a las balas. Con tu actitud semi arrogante, tu camisa a cuadros y la mirada esquiva. 

Seguir leyendo

Decepción en masa

1f2a6a87dabfcda6bbc0df7859e13187.jpeg

Nunca me imaginé que este silencio era en realidad la muerte.

La muerte del número estrafalario que sumábamos vos y yo.

Me imaginaba otra cosa. Para qué mentirte justo ahora. Me imaginaba un poco de rock de fondo, incluso hasta hubiera aceptado la versión de Calamaro y Los Palmeras de saber que el silencio lo coparía todo.

Es increíble esto de la magia de la desaparición. Aunque para ser honestos, más que desaparición esto es “La magia del orden” de Marie Kondo aplicada a las personas: todo eso en lo que no hemos reparado durante el último año… vualá.

Pero yo sí te prestaba atención querido.

Tal vez lo más triste de este acto de psicomagia y desvanecimiento, es que nadie salió a buscarnos: ni vos a mí o viceversa; ni siquiera los amigos que nos vieron un par de veces juntos, tomados de la mano o riendo a media asta.  Evidentemente no sólo fuimos una decepción el uno para el otro. Fuimos la decepción en masa.

Si el fallecimiento virtual y sostenido ocurrió un viernes a las 20 pm, pues nadie lo notó.

Seguir leyendo

Besos ricos

51136475_10215538822997185_1140724394486661120_n
Me gustan
estas nochecitas de febrero
que traen lunas nuevas
con chanchos rosas volando
un cinco de febrero.
Caminar sin rumbo y
parar a mitad de cuadra,
adivinando lo que hay detrás
de un ventanal enorme
que da a una estancia
donde dos charlan
rodeando una mesa ratona.
Me gusta el aire de estas mañanas
que más que a promesas
huelen a un hoy insospechado,
en donde el tiempo hace una pausa
a cualquier hora entre el despertar y la ducha
para decirte lo bien que me hacés.
Me gusta la mesa para dos,
los individuales coloridos,
mi cocina en acción,
donde aguardo en silencio
para escuchar el acontecer de tu día.
Me gusta esperar el final de la cena,
dejar los platos en la pileta,
arrimar mi silla a la tuya,
agarrar el tiempo con las manos,
rodear tu boca desarmada
y atrapar tu aliento
para transformarlo en
muchos besos ricos.
Patricia Lohin
#escritos #escritora #blog #besos #ricos #poesía #amor

La tarotista

 

tumblr_onqqdnQMoT1rkroy4o1_1280

 

(Mis respetos a las tarotistas que hacen bien su trabajo, aclarando que las cartas sobre la mesa las tirás vos.)

Myriam estaba seca. Seco el bolsillo, secas las ganas, seco el corazón.

Aún así juntó los ochocientos mangos que le cobraba una tal tarotista-vidente con chapa de haberle cantado la justa a más de una del barrio.

Llegó a la casucha con nombre de flor en un barrio retirado de la ciudad.

La cita era a las cuatro de la tarde. Se sentó, previas instrucciones de no cruzar las piernas.

La mujer delgada y arrugada como una pasa de uva, miró dentro de un vaso de agua semi mugriento y luego comenzó el despliegue artístico del tarot sobre un mantel de plástico con dibujos de rosas rosas.

Myriam preguntó por el trabajo y por el amor, así tímidamente, como si espiar el futuro fuera algo que los dioses fueran a condenar con alguna especie de vuelto karmático más adelante. Coca le había dicho que fuera, que la vidente era tremenda, y que le iba a levantar el ánimo y las ganas de vivir.

Seguir leyendo

El mundo

Annunciation
El mundo se desmorona
allí abajo.
Debajo del cielo,
debajo del cielorraso amarillento, 
dentro del calabozo
donde duerme
acurrucado en el piso
el linyera de cuarta categoría
que se enamoró sin remedio
allá por los ochenta.
Un tipo miente,
y dice por whatsapp
lo que querría estar haciendo ahora
mientras está haciendo otra cosa. 

Seguir leyendo