Que no me pierda

tumblr_nztvjzmyap1ut2czjo1_400

 

Este 8 de enero amaneció con un leve goteo que ni siquiera alcanzaba a molestar a los gatos. Mientras caminaba al trabajo me dí cuenta que había tirado por el inodoro todos los rituales de año nuevo: no había escrito la lista de intenciones, no había comido las doce uvas, no había saltado la soga, no me había puesto ni la bombacha roja para el amor ni la amarilla para la prosperidad -más que bombacha amarilla necesitaba un body painting-, tampoco me había comprado una prenda nueva, y encima estaba haciendo todo para el orto, o eso me parecía y hasta que escuché a mi amiga decir “lo que estás haciendo es maravilloso” no me calmé. Necesitaba una cómplice. En realidad necesitaba un séquito de cómplices, porque así de insegura me pongo a veces. 

Seguir leyendo

Anuncios