Año viejo

47144767_10215052732645230_3792493239475372032_n

Yo sé, sé todo.
Sé que por tus venas,
arterias y demás ramales,
la sangre fluye a menos diez.
Que tu corazón está perezoso,
cansado y hastiado,
por no decir moribundo y entregado.
Yo sé que este maldito año,
fue más largo de lo normal,
que las noches se extendieron
más allá del amanecer,
por estar desvelado
con el culo mirando para la ventana,
y los brazos rodeando tu propia espalda.

Seguir leyendo

Anuncios

El horóscopo de hoy

tumblr_nlxvvdMoPG1r1arpmo1_1280

Roberto trabaja en el diario local. Es un trabajo de medio tiempo, medio pelo y medio sueldo. A parte de estirar el café, prepararlo en una versión económica y para que dure, es el encargado de los mandados entre escritorios, de juntar el papelerio arrugado en los basurines para ponerlos en bolsas de consorcio, y durante un mes, también fue reemplazo de Sarita, la que escribe el horóscopo de cuatro líneas que aparece en la ante última página, justo en frente de las participaciones sociales y necrológicas.
Roberto no tiene ni puta idea de cómo se escribe el horóscopo. Sólo sabe lo que le gustaría que dijera el horóscopo de él.
Ese viernes en particular, tipeó para cáncer -su propio signo- “Hoy conocerás al amor de tu vida. Abre tu corazón. Número de la suerte: 26.”
Para los otros signos puso algunas inconsistencias varias, lo mandó a impresión para que saliera el domingo, y se fue a dormir.

Seguir leyendo

Tomando la posta

1_71_Leiter_2807326c

-¿Querés que te recuerde cómo llegaste hasta acá?- Me preguntó ella ayer.

De pronto se me vinieron a la cabeza los meses de ciclo lectivo, donde ir a la escuela era mi mayor refugio. Por eso, hoy de grande, aún espero marzo con ansias. Es el mes en el que empiezan las clases, y puedo ir a la escuela. A tomar la leche, a estar con mis compañeros, a decirle a Fernando mi compañero de banco que me gusta, -sí, de chica siempre fui de tomar la iniciativa-.

Luego recordé los feriados, los domingos, los días de verano sin pileta, las fiestas: días extensos, hartantes, angustiantes, rondando en una cocina que no me pertenecía, sin utensilios, ni pan con manteca, sin nesquik, sólo mate cocido con leche. Dios sabe que odio el mate cocido con leche.

Así llegué hasta acá, sin mirar atrás.

Seguir leyendo

Tiempo

tumblr_pij57t3QW81vibyp0o1_500
“Seremos lo que hagamos juntos” me dijiste un domingo de esos atípicos en donde nos escapábamos hasta la playa.
Sonaba a que éramos una promesa que ya estaba en funcionamiento, sólo nos faltaba el resto: tiempo, lugar y oportunidad.
Tu boca tibia, dulce y con gusto a manzana es lo último que recuerdo. El resto fue una sucesión de hechos fortuitos e impensados; el destino metiendo el dedo en el culo, caprichos, acciones apresuradas, conclusiones disparatadas, entredichos, pasiones desatadas, tu furia contenida, mi asombro, mi inacción, mi huída.
Pasamos de ser perfectos el uno para el otro, a ser extraños y desconocidos.
El exilio del paraíso terminó en la sala de terapia intensiva del triste nosocomio local, con un dolor agudo en el pecho extendiéndose por todo el cuerpo, para terminar localizado en la pierna izquierda. Como cualquiera de esos putos dolores crónicos que perduran día tras día, cuando llegó su disolución me di cuenta que lo extrañaba.
No importa lo que provocaras. No importa si por tu causa mis días eran un fucking sufrimiento o un 20 de abril. Te extrañaba sin medida, sin elección. Cualquier cosa que me hubieras ofrecido: la risa, el grito, la pobreza existencial, el frío, tus actos calculados, el llanto, el amor físico, los horarios, la comida recalentada.
Llegué incluso a extrañar la indecisión que acabó por matarnos.

Seguir leyendo

New year

tumblr_pdp3y1O6qY1vibyp0o1_540

 

20/9 Ni siquiera se cumple un día de tu forzada ausencia. Forzada a costa mía. Me declaro culpable, pero no mucho. Han pasado siete horas desde que decreté tu muerte dentro de mi ecosistema. Estoy viva.

25/9 Cada paso que hago en una dirección diametral opuesta a la tuya, me trae más fuerza. Me siento una maratonista preparando sus primeros 42 km. Cada hora que corro es una línea de llegada, llegada sin vos.

5/10 Me gustaría preguntarte cómo estás, si sobreviviste, si el corazón tuyo al fin late. Dejo el altruismo para otras vidas. Hoy no pienso derrochar generosidad por esos lares.

8/10 Me imagino un mensaje tuyo del tipo “estoy libre”o dicho entre líneas: “no tengo otra cosa mejor que hacer”. Me imagino una cena sin postre, y de acuerdo a tu logística ombliguista del universo, sin siquiera preguntar cómo estoy o cómo estuve durante este tiempo. Sigo prefiriéndome lejos tuyo.

19/10 Salgo con amigas, con tanta la suerte que nos encontramos a la misma hora en el mismo bar. Se quiebran mis pupilas, llevo la pera hacia el pecho tratando de contener las lágrimas. Perdí una batalla.

Seguir leyendo

ȻȺnŧɇɍvɨłłɇ

tumblr_pi5fv49K4L1vhlgs8o1_540.png
Me enamoré de un asesino. Pero a quién le importa ahora.
El día en el que él se convirtió en asesino, yo me convertí en un cuerpo inerte.
Era evidente, desde el primer momento, en que no podríamos interactuar vivos y juntos mucho tiempo.
Seguramente se convirtió en asesino como un acto en defensa propia. 
Moría él o moría yo. Si en algunos juegos de mesa, gana el que tiene más fichas, en la vida gana el que tiene más amor propio.
Los casilleros de mi amor estaban todos llenos con su nombre.
Y los de él también, llenos con su propio nombre.
Según me cuentan algunos muertos, con los que tomamos mate sentados en los silloncitos de cuero que pusieron en el Limbo, salimos en las noticias.
Los titulares de los diarios impresos y páginas on-line no paraban de hablar de nosotros, crimen pasional lo llamaron.
Los periodistas no saben nada más que inventar historias.
Lo cierto es que no había pasión, ni discusiones, ni violencia, ni miradas.
Tan solo la dureza de los días insólitos, que circulaban desde un lado hacia el otro, tejiendo tramas absurdas, descompajinadas e insulsas. En ese contexto ningún asesinato es admisible. 

Seguir leyendo

Avión de papel

46162317_10214968597181896_4821883014973751296_n
Los titulares dicen: “avión de papel intenta suicidarse por enésima vez.”
Supuestamente alguien puso nuevamente al avión en funcionamiento, y a las 18:15 de la tarde volvería a intentar estrellarse contra el concreto.
¿No se le puede explicar que al ser de papel no se estrella y no se rompe por la caída?
El papel se garabatea, se escribe, se hace cuento, poesía, lista del mercado, lista de pendientes, lista de qué hubiera pasado si me hubiera animado a decirte… Puede mojarse, puede romperse en mil pedazos o puede incendiarse. Esa sería la destrucción total, salvo que alguien lea lo que dice el papel por dentro.
Esto ya es otro asunto mayor. El avión podrá intentar suicidarse tres millones de veces, pero una vez leído el mensaje, entramos en la dimensión de lo eterno.
Para leerlo habrá que salir corriendo a la vereda, esperar que el viento no lleve el avión muy lejos para, que al aterrizar, despleguemos la hoja y leamos el manifiesto que yace escondido dentro de los pliegues.
Leído todo, sería menester volver a armarlo y sacarlo a pasear al ras de la vereda, de cuadra en cuadra; hasta que un potente y bien dirigido viento lo impulse hasta arriba de una terraza, un paredón o un escalón, para así volver a intentar un improbable suicidio.
Más o menos como cuando el corazón quiere tirarse en picada desde tu pecho. Pero una vez que se leyó mensaje, hay algo que es imposible de olvidar.
Patricia Lohin
#escritora #escritos #patricialohin #relatos #corazón
Viñeta artista Flavita Banana
• • • • •