Emboscada

tumblr_oix61eWX7x1qinh1vo1_1280.png

 

Maldita la tristeza,
maldita yo,
desnuda
en el medio de la calle.
Las lágrimas salpican
y humedecen el cristal
de los anteojos,
otra de las ventajas
de no ver bien.
El ojo que rebota
en el cristal antireflex,
el cristal que se empaña,
la visión que sale
aún más distorsionada.
Nada es lo que es.
Maldita tristeza
que viene a gritarme
que todo fue mentira
mientras estoy estupefacta
y la gente mira
la desazón que chorrea
por los bordes de mi circunferencia.
Mentira la mirada,
mentira la tarde del sábado,
mentira las ganas,
mentira tu boca
vomitando incongruencias varias.
Maldita tristeza,
maldito vos,
maldita la coincidencia,
que me dejan así
ridícula y desarmada,
repitente hasta el hartazgo,
bailando en esta ciclotimia
llamada muerte,
con este sabor
agrio y amargo.
Si esto hubiera sido una guerra
diría que fui cruelmente conquistada,
y que mi territorio fue
devaluado, desvalijado,
arrasado e incendiado,
luego de asesinar
despiadadamente a
todos sus nativos originarios.
Ojalá me hubiera encontrado
la muerte antes que
la desesperación.
Aquí yace
al medio de la calle,
mi cuerpo lleno de moretones
que ya no sirve,
mis dedos de la mano mochos,
mis ojos que no ven bien
ni de lejos ni de cerca,
un corazón desahuciado,
y este destino
que sigue siendo
una maldita emboscada.
Patricia Lohin
Arte Jone Bengoa
#patricialohin #escritos #escritora #poesía#emboscada #arte

Autocultivo

tumblr_o9g2bggQ6P1vw9ejbo1_540

 

A partir de ahora solo voy a comer de mis palabras.

Degustaré una a una cada letra, cada vocal y cada sílaba,

dejaré de expresarte y comenzaré a expresarme.

Querrás leer entre líneas, adivinar, reflejarte o encontrarte,

buscarás con sed tu nombre, con hambre mi deseo,

buscarás humedad en mis versos para cultivar tu huerta.

Todo te sabrá ajeno, desabrido, extranjero y desapasionado.

Tu nombre desaparecerá de la faz de la tierra

y se convertirá en un holograma impronunciable,

Seguir leyendo

A vos

24910
Serge Clement
A vos que te gustan
las historias de amor
y no te atrevés a vivirlas.
A vos que mirás
las vidrieras del centro
anhelando ese vestido rojo
para alguna de tus amantes
o ese traje con caída
al cual le pondrías
una rosa marchita en el ojal.
A vos que te gusta volar
atravesando las nubes
que parecen copos de algodón
y destruyéndolas para dejar
una línea recta e insulsa

Seguir leyendo

Desborde

44812342_10214839704119650_4529454591758041088_n

¿Viste la naturaleza cuando se desborda, cuando estalla, cuando supura, cuando se rebela?

¿Viste el río cuando llueve mucho?

Hay cosas que la gente hace para que no desborde: defensas y muros de contención.

En mi pueblo ponían tierra y bolsas para que el río no hiciera agua en el poblado.

Yo pasé de ser un río triste, de medio pelo, de medio cauce, entre vacío y apaciguado; a ser un río torrentoso y crecido.

Así estaba yo: plena y resplandeciente, hasta que empezó a llover cien días sin parar.

Pensé que no me iba a pasar nada, cuando ya me estaba pasando de todo.

Pensé que podía manejarlo dentro de los ámbitos de una comodidad superflua.

Una colección de pensamientos pelotudos y sentires controlados.

Tuve que salir a correr cuatro horas, y otro día casi cinco, para que una vocecita despertara y al fin me dijera: “Mirá piba, hay mucho agua, ¿qué vamos a hacer con tanto?”

Seguir leyendo

Quien nombra llama

UGMU-011-01
Ugo Mulas

 

“El invierno fue malo. Y creo que olvidé mi sombra en un subterráneo.”

Charly

Él nunca pronunció mi nombre. Eso pudo haber sido suficiente en su momento, como causa probable, como indico, como principio de certeza, como regla general, como señal, timbre, alarma de incendio.

Lo dejé pasar, como un hecho curioso.

Él nunca salió de los límites del ombliguismo. No preguntó, no hizo lo que hace el común de la gente de registrar al prójimo como un otro que cada tanto nos ocupa y nos preocupa.

Lo dejé pasar, después de todo el noventa por ciento de la población mundial es egoísta.

Él cerró la puerta con llave, no quise tener miedo. Él suplicó alguna inconsistencia, fui más rápida, giré la llave y huí.

Eso podría haber sido el primer y último capítulo de la historia. Podríamos no haber llegado a juicio, no haber roto los vidrios, gastado playlists, ni haber desperdiciado vinos baratos comprados en la vinoteca de la esquina.

Pero me dejé pasar. ¿Quién saldrá en mi defensa?

“Quien nombra, llama.” dice Galeano.

La inconsistencia de quedarse a pasear en una persona sin ser nombrado.

Firmar el contrato donde uno acepta casi no existir como para ser una molestia, pero así mismo prestar servicio.

La coherencia -que nace del instinto de supervivencia- de buscar incansablemente el punto de no retorno, encontrarlo, quemar las naves para no tener opción de volver atrás, asesinar certeramente al supuesto enemigo, que no tenga sustancia para convertirse en pasado, ni en hecho, ni en fecha, ni en suceso.

El crimen perfecto. Que la bala entre y salga formando un círculo perfecto sin derramar sangre.

Seguir leyendo

Que conste

44867737_10214830582971627_8416114065780244480_n

 

No se puede amar tanto,
ni tan poco,
ni hasta el cielo,
ni más o menos,
ni me parece que,
o no estoy segura.
Hasta donde sé
no tiene medida terrenal
o celestial,
ni forma, aroma,
ni medias tintas,
ni se licúa en el azar,
o en los días;
aunque caiga insistentemente
la lluvia gris
proveniente de la desolación
nada de eso penetra mi alma.
Que conste en actas
que te amo,
como en uno de esos documentos
que se gestionan en un juzgado
sin abogado civil,
en donde certifican la firma
y los hechos actuados
sin tener que emitir dinero a cambio.
Que conste debajo
con letra cursiva,
que yo he defendido tu libertad
a veces más que la mía,
y todo eso
del libre albedrío,
de la libre expresión,
del libre discernimiento.
Que conste en actas
la fecha:
24 de octubre de 2018,
luna llena en tauro,
mi corazón henchido y pleno
en conjunción con mi cabeza
en estado de total desacuerdo,
y mi alma un poco alborotada.
La primavera se resiste,
mientras la ciudad sangra
y los muchachas
escriben emancipaciones
en los muros de los edificios
con aerosol negro
y sus rostros cubiertos.
Yo pinto mi muro
y no el tuyo,
todo a cara descubierta,
con un aerosol plateado
y sin salpicar la vereda.
Que conste en el inciso b
que no pido nada a cambio,
ni división de bienes,
ni cobijo en ningún lado,
que para tanto resguardo
está mi lecho
con un cobertor arrugado.
Que conste también
que había olvidado
eso de tener que usar
la caja de herramientas,
-mala mía-
aunque de todas maneras
tu corazón ya estaba blindado
y viviendo en otro lado.

Seguir leyendo

Chipi chipi bom bom

44759224_10214823521115085_4769304669581213696_n
Tumblr

 

 

Me dí cuenta
que estuve dispuesta a saltar.
A saltar como siempre, 
a saltar como nunca.
Como cuando Charly
se tiró a la pileta desde un noveno piso.
Así, de una, sin apretar los dientes
y con los ojos bien abiertos.
Un salto sin medir las consecuencias,
ni las secuelas,
ni la dirección del viento,
ni el nivel del agua.
Saltar.
Aunque vos
estuvieras sentado
en el borde de la pileta,
esperándome con esa fachada
de ser superior e iluminado,
que recibe el diezmo sin dar nada a cambio.
Me dí cuenta
que estuve dispuesta a firmar
un convenio de coproducción,
en donde mi obra
llevase tu mención

Seguir leyendo