Verde intenso

La imagen puede contener: una o varias personas, océano, cielo, playa, exterior, agua y naturaleza
© Sergio Castañeira

Hay un camino recto en mi interior. Queda a mitad de cuadra. Una cuadra de un pueblo que no dice nada. La tierra envuelve las hojas de eucalipto caídas en el asfalto. Desde esa calle no se divisa ni el río ni las bardas. Me paro en la vereda de mi casa y veo el camino recto como si fuera un túnel. Ansío transitarlo pero me da miedo. Es verde, de un verde que no se divisa ni a cientos de kilómetros de estepa patagónica. Los árboles que orillan el angosto camino le dan sombra y color, el sol se cuela a través de las plantas creando rayos de luz mágicos.

Quiero huir por allí, cada día de mi vida, cada mañana que me levanto con ausencia de todo. Mi niñez muere prematuramente, y soy casi una mini adulta de diez años que quiere huir por un diminuto camino que no conduce a ninguna parte.

Seguir leyendo

Anuncios