Sin embargo

raindrop-culturainquieta27
Alessio Troretoli

No extraño nada, sin embargo deseo todo.

La mañana está rara. Una mujer abrió su paraguas en mi calle. La observo y observo el cielo. No estoy segura si se está protegiendo del agua que puede llegar a caer en un rato o de las hojas que efectivamente llueven sobre la vereda.

No extraño nada. Deseo todo. Deseo la lluvia torrencial, que deje de amenazar y que llueva de una puta vez. La incertidumbre de un posible desenlace altera las fibras íntimas que duermen debajo de mi corteza cerebral.

Deseo la mirada que sabe a dónde va. Que mire, que se clave, que quiera quedarse a vivir. El café sale tibio y lo tiro en la pileta. Vuelvo a calentar el agua, esta vez que hierva como en el mismísimo infierno, que queme, que tiemble dentro de la pava, que el vapor salga furioso sin poder contenerse, que la tapa haga ruido; que sea como un volcán que rompe en erupción sin amenazas previas; el león que ruge y ataca.

Seguir leyendo

Anuncios