Los poliamorosos

0001
Imagen: theacademynewyork

….

– Necesito saber.

– Es que hay cosas que no sabemos aún.

– Tengo miedo.

– Te ofrezco un juego. Es con fichas de colores. ¿Te gusta el rojo? ¿O preferís las azules?

– Mmm… yo quiero usar las fichas del color que me pinte en el momento. Si querés te dejo las rojas a vos y yo uso todo el resto. Ahora decíme posta: ¿Cómo es eso del juego? ¿Hay un ganador?

– No. Estaríamos ganando los dos.

– Ah, pero qué aburrido…

– Bueh! Lo mejor del juego es que tenemos que usar la creatividad. Y seguir las reglas. Cualquier ficha que incumpla una regla sale del tablero.

– ¿Y para qué sirven las reglas? Si vos decís siempre que las reglas se inventaron para romperlas. Me confundís.

– Tenés razón. No me funcionan las neuronas hoy. A ver…. Y si en vez de reglas… ¿le llamamos contrato de C y A?

– ¿Y quién escribe ese contrato?

– ¡Nosotros! Daleee. Empezá vos que yo anoto.

– Uno: No me mientas.

– Dos: No me ocultes verdades.

– Tres: Ambos podemos salir de este tablero a jugar en otros tableros.

– Cuatro: ¿te parece si seguimos después?

Patricia Lohin

Te dije…

15253605_1176836095735464_1039418765399241658_n
© Nádia Maria

– Te dije…

– Lo sé.

– ¿Entonces? Si te avisé en varias oportunidades….

– Lo siento. Es que quise saber.

– ¿Saber qué?

– Cómo era sentir de nuevo.

Soy una vasija quebrada, vuelta a pegar, vuelta a caer. Estoy sobre el canto rodado, en un bajo del río. El agua me penetra, intermitentemente, insistentemente. Aún no entiendo si limpia o ensancha aún más las grietas. Temo romperme tanto que de la vasija no quede nada. Algunos caminantes pasan por la ribera del río, y mientras juntan piedras redondas negras y blancas me ven. Nadie se anima a entrar y llevarme. Temen la corriente, las piedras, la caída, el frío del agua, la intensidad, la profundidad, o que mi material se desintegre y termine mezclado con el lodo del fondo del río. Ese lodo que, cuando éramos adolescentes y lo cruzábamos caminando se adhería a nuestros pies como pegamento. ¿Te acordás Darling?

Seguir leyendo