La reconstrucción

6bc6ab91777487de1abaf94e2e51a2a1
Morning in Barcelona by Alexey Naumov

El me dijo que le gustaban las cosas viejas, rotas, sucias. Porque ahí hubo vida. O algo así.

En ese momento quise responder que para rota estaba yo. Los otros adjetivos los dejamos para otro posteo.

En vez de eso seguí mi ruta, no sin antes sacar territorios de arena de adentro de mis zapatillas. Nuevas pero sucias,  ya usadas y con kilómetros sobre el agua de mar.

Luego me puse a recorrer con la vista mi cara en el espejo. Ya tengo arrugas sobre la comisura de los labios. Y cuando río se forman unos surcos alrededor de los ojos. Bajo mi cuello lo terso declaró la deserción, y un río sigue por el escote. Pero mis ojos… siento que brillan, o tal vez es la luz de la tulipa de arriba del espejo que me engaña sin piedad. En el living me dediqué a repasar los libros, las fotos, las cartas manuscritas, y los lugares vacíos en donde debería haber guardado algunas cosas de las que me despedí.

Los japoneses hacen algo con la cerámica rota. Se llama Kintsugi, y para ellos es todo una filosofía de reparación y enmiendo de daños. En cambio los chinos con su Feng Shui te recomiendan que no repares, que si algo está roto hay que desecharlo, porque vendría a contaminar toda la escena del crimen. Suponiendo que la vida sea un crimen o su escena.

Seguir leyendo

¿En qué sueño vas a estar?

tumblr_n5qny9ylGV1r1arpmo1_1280
Cathline Dickens

“Ya se muy bien donde hoy vas a dormir y en qué sueño vas a estar.”

Trip de agosto. Nito Mestre

 

Llega la noche arrastrándose,

Somos dos los que se arrastran.

En la medida que el sueño me esquiva

Las sombras en la habitación

Van mutando.

Chorrean por las paredes

Dejando polvillo plateado

Sobre el piso azul.

Sombras chinas,

Insectos, asteroides,

Formas humanas,

Planetas y mandalas grises;

Agrupados intermitentemente

En la pared desnuda que da al frente de mi cama.

Quiero dormir

Para encontrarte en ese sueño

Del que íbamos a despertar

Sincronizados a las 3 a.m.

Al llegar la hora creo ver tus ojos

Invadiendo los míos,

Sin permiso ni vergüenza,

Intensos y atrevidos.

 

Sonrío. Al fin me duermo.

El desvelo trae viajes

Sospechados y deseados.

Hoy sé en qué sueño quiero estar.

Patricia Lohin