Corazones daltónicos

26239137_1550684525017284_2506114299943314775_n
© Matías marzorati

Hoy tengo tres líneas de pensamiento absurdo:

Hay más hombres daltónicos que mujeres, y creo que no todos tienen la capacidad de ver todos los colores. Ahora entiendo todo.

Mi falta de entusiasmo ante algunas situaciones tan reiteradas como aburridas. Misma gente, mismo discurso, mismo saludo, mismo desenlace.

La intención de refutar que la vida es cíclica. ¿El 11 de enero del 2017 estaba del otro lado de este mismo círculo?

El verano es abrazador, las calles están desiertas. Los que no están guardados en sus cocinas frente al notidiario, están en la playa, tratando de sostener lo que han construido durante el resto del año. ¿Se puede? ¿O ya es muy tarde para recrear todas las charlas que no tuvimos durante el año? Haremos el amor y nos prometeremos que de ahora en más todo será distinto.

Se suceden los atardeceres, una bola de fuego que se apaga en el mar y somos pocos los que la vemos con las pupilas dilatadas de tanto éxtasis. La naturaleza es avasallante y tiene el efecto de una droga, me conmueve y me hace temblar. Quiero más de eso.  Hagamos un club de aduladores de atardeceres.

Seguir leyendo

Huelga de ilusiones

Patricia Lohin

12540771_1113884645318699_8864416939786547208_n

Arte: Walid Ebeid

Según el noticiero de hoy, se ha diluido la ilusión, -efectivamente eso parece-, y junto con ésta cualquier atisbo de que el amor pudiera ser tal, así como el papel una caricia, la frase un susurro y tu mirada una fuerza concreta que viniera a atravesar cualquier alma –no cualquiera, sólo la mía- a través del tiempo que transforma la distancia en átomos multicolores.

Los periodistas y especialistas en estos temas, están muy intrigados, analizando con minucia los cuatro puntos cardinales, buscando recovecos con vestigios de arena o algún caracol de mar que les susurre qué le ha pasado a este universo que se está escurriendo por la rejilla del baño.

Tal vez el hilo dorado, que oficiaba de cable transportador de vibraciones, de hamaca en las siestas o para colgar los sueños literarios manchados por el café,  nunca fue más que baba del diablo, o apenas…

Ver la entrada original 471 palabras más