Mail-support

27337307_1568803133205423_5830270756370295317_n
© Rob Bremner

Señores de Gmail:

Les escribo porque estoy interesada en recuperar correo personal que en su momento se intercambió desde este correo en cuestión con el propietario de la dirección nn@hotmail.com.

Los correos datan de cinco años a esta parte. He tratado por las vías normales y en su momento los recuperé. Pero en un rapto de violencia y despecho tecnológicos los volví a borrar. Y luego los hice desaparecer de la papelera, de enviados, de guardados y de todo resto de ciberespacio con el que me crucé tan inoportunamente.

Entiendo que a ustedes los problemas personales de los cibernautas les importan un pito. En realidad la falta de esos mails no es un problema, sino que es una cuestión de recupero de bienes personales. Si es que al correo entre dos personas que se conocieron antes de ayer –alrededor de los años 80- se le puede llamar bien personal.

Entiendo que la inteligencia artificial estaría dando pasos agigantados hacia una comunicación más eficiente y cercana a la humana. Pero de todas maneras no nos estaríamos entendiendo.

Vuelvo a llenar el formulario y la respuesta sigue siendo la misma: un frío formulario en respuesta del anterior formulario intitulado “Notificación de Gmail sobre tus correos desaparecidos”. Que vuelva a cambiar la contraseña y a revisar la configuración de privacidad.

Seguir leyendo

Anuncios

Mejor el amor en tiempos de plenitud

27331670_1567482803337456_2226957501859812115_n
© Yasir Bakili

Volvemos.

Después de una vida,

Con el cauce del río encima de los hombros.

De yapa traemos también

Espuma, caracoles y mar,

Breves trotes silenciosos atrapando atardeceres

Y noches eternas plagadas de sueños sincronizados.

Y al fin llegamos a la vuelta de la esquina,

Donde el caballito de colores

Sube y baja en el carrusel

Y nosotros riendo como niños

Buscamos la sortija

Que nos deparará el próximo viaje.

La mirada hipnótica del tiempo

Clava las agujas del reloj

En el preciso instante en el que nos miramos.

Sabe tu boca a jugo de uva,

Dulce e intenso.

Encuentro mi hogar en tu boca

Y mis oídos tiemblan al escuchar

El susurro de tu voz familiar.

No sé si nos fuimos.

Sé que estamos.

Me acusás de taxativa,

Seguir leyendo

Pendiente

27073127_1565458676873202_3882980242109457671_n
© Renata Ginzburg

Primer mensaje de la mañana: Banco Santander Río notificando que tengo un sobregiro superior a lo acordado.

Hace unos años hubiera llorado por un sobregiro: a los treinta cuando la responsabilidad era una caja fuerte llena de mandatos diarios. Ahora creo fervientemente que no se puede vivir sin tener un sobregiro de algo o de alguien. Es decir…. Estar sobregirado… deberle algo a alguien, tener una zanahoria que nos invita a levantarnos al día siguiente para saldar esa cuestión que tenemos pendiente. Así sean doscientos pesos de sobregiro, un café, una charla, una puesta de sol, aunque deberle a la AFIP no estaría contando.

Levantarse y no tener nada pendiente sería algo así como amanecer y ver de pronto que una bomba nuclear arrasó por completo con lo que quedaba de vida sobre la faz de la tierra. Y vos estás solo, más sólo Will Smith en “I am legend”, porque ni tenés perro ni te vas a encontrar con nadie más. Hasta los zombies son desaparecidos en acción. No más colas en el mercado. Qué horror… ¿dónde estaría quedando ese paraíso?

Suena el celular. Me escribís para saber si te estoy esperando. Ese es el segundo mensaje de la mañana luego del mensaje corporativo del Santander. Querés saber si soy tu pendiente. Me resisto a confirmártelo.

Seguir leyendo

Encontrar la puerta roja y abrirla

26814898_1560388144046922_8048293962332722926_n
© Carlos Gomes

Ya no quiero saber qué tengo que hacer para ir más liviana por la vida.

No más dietas mentales ni físicas. No más entrenamientos exhaustivos ni lecturas tibias de páginas de autoayuda. ¿Paulo cuánto? Te vas de mi biblioteca. ¿Quién sos para decirme cómo me tengo que tomar la vida? Por cierto, ¿y a vos cómo te estaría yendo con la tuya?

Que silencien esa música aletargada de meditación, desde donde nacen voces de gente dormida o que parece que tomó LSD en microdosis. Basta de respirar sincronizadamente, que ni el corazón late a tempo y aún así es perfecto.

Quiero vivir en el trópico y que por las noches llegue el invierno del polo sur. Caminar desnuda por el pasillo y por la noche temblar de frío y apoyar mis pies helados sobre tus piernas. Sentir la angustia existencial, la carcajada profunda, el miedo tremendista, ser pasional, desmedida, infumable, caprichosa. Sentir que el sol anuncia una mejor vida, y al minuto siguiente sentir que la vida se termina. Quiero ser exagerada, vivir con lujuria, con lujos de la gente que vive en los lugares más cálidos del corazón,  caminar descalza en el patio, chupar un cubito, tener plata para lo necesario, que viajemos amontonados en una batata pero cagados de risa, usar el mismo vestido para caminar por la playa al atardecer, temblar cuando la púa acaricie el disco gastado, tener deseo de la carne, de lo dulce y de lo salado, comer primero papas fritas y luego un helado de chocolate amargo, para empezar nuevamente con las papas. Que bailemos desaforadamente, como esa vez que le dimos a la playlist de bizarros a todo volumen y no parábamos de bailar, mirarnos y tocarnos.

Seguir leyendo

Fuimos lo que fuimos

27067675_1563668583718878_698064861970843013_n
© Irene Cabré

Carta de amor o desamor, ponéle el título que quieras.

Al sur del planeta, Junio de 2017

“Darling:

Escribo casi con enojo. Es curioso que lo único que me subleve –“VOS” con esas tres letras- sea una constante en mis últimos años. El resto es la vida.

Hay un movimiento cíclico que me lleva al mismo lugar: nos escribimos, te extraño, te escribo más, un remolino interior y mi cuerpo que responde.

“Sería fantastic” que estuvieras acá, para recibir los golpes de mi mirada -que de neutral no tiene nada-, para escuchar mis silencios demoledores, para que sientas presencialmente lo que es que te maten con el diferencial. Pero no ese diferencial de quien te ignora porque no le importa nada, el otro, el de la que te ignora porque le importa todo.

Siento mi cuerpo tan convulsionado que está listo para la lucha. Tengo violencia interior –en realidad es pasión- y te puedo asegurar que hoy sos la única persona que la provoca.

Volví a casa al mediodía, dispuesta a continuar un día casi agradable, lleno de rutinas que no son aburridas y me confortan por el momento. Vos y yo sabemos cómo vivir la vida: ocupándonos.

El caso es que mientras hacía un par de cosas, todo lo que yo tapo con extrema cautela durante días, meses y horas, sale como un volcán en erupción, sin previo aviso, sin nada que anticipe que la lava va a arrasar con todo.

“Todo” es la supuesta seguridad de que uno ya tiene los sentimientos bajo control. “Todo” es el puto control que uno cree tener. “Todo” es el pensamiento. La lava es el sentimiento.

El volcán es el sexo, hermosa y magnífica manifestación que encontramos en común para mucho de lo que sentimos. Terminé enojada y autosatisfaciéndome, furiosa combinación. Pensando en vos claro. Teniendo tu voz clara y al instante dentro de mi cabeza, como si ayer mismo la hubiera escuchado. Casi lloro mientras temblaba. Y lloré. ¿Por qué mentir?  Y me encontré una vez más, amando mediante una manifestación física que va más allá, atravesando kilómetros, fundiendo sustancias que ni sabemos que existen, salvo en nuestras mentes. Entonces volví a permitirme sentir y a estar en ese lugar tan nuestro, tan íntimo; que aún sin el tacto ni la saliva o la respiración, aún sin el murmullo, existe. He tenido muchos de esos momentos sin compartir, pero hoy quería que lo supieras.

Me gusta cuando me mandás esas fábulas de dioses y otras yerbas, porque a veces me proyecto en esos lugares y me la creo, de que estamos en otra dimensión.

Pero siempre sale la mujer práctica que hay en mí. La que dice voy a correr 30 km y lo hace. La que le preguntás cómo llegar y te da la dirección. La que pregunta cuándo y necesita la respuesta. En ese punto es que somos el día y la noche. Como en el hechizo del lobo y el halcón, que no se encuentran nunca porque uno vive de noche y el otro de día. Por favor busquemos al brujo que puede desarmar semejante cosa.

Ya está, me entrego, en realidad nunca dejé de entregarme, pero hoy me entrego más. Pongo la cabeza y que alguien la corte please.

Que sea lo que tenga que ser. No quiero levantarme más pensando que no tengo que pensarte. No quiero tener que pensar que no tengo que sentir tal cosa. No quiero tapar más nada. Ya perdí la cuenta del tiempo que hace que espero y lucho. Creo que luchar para no sentir es peor que obligarse a sentir algo por alguien.

Y esa nueva filosofía de dejar ir…. Es una cagada. Se puede dejar ir lo que no importa, lo que da lo mismo, lo que no aporta. De los diez millones de veces que intento dejarte ir –por repetir esa frase tan absurda- volvés recargado, con más fuerza. No malinterpretes, no volvés vos porque me escribiste, sino vos en mi interior. Es como tapar una mancha de humedad en la pared con pintura al agua.

No tengo miedo a que nunca nos encontremos. Tampoco tengo miedo a morirme. Si me muero ahora todavía pueden decir “qué joven, qué linda, qué buena” y encima no te vas a enterar. ¿Te diste cuenta de que si nos morimos no nos vamos a enterar? O sea, es una boludez atómica lo que te estoy planteando, porque no somos nada, nada nos une y a la vez somos todo y para mí sos tan importante que no tenés ni idea, y mañana puede que ya no estés más en ningún lugar terrenal, y no pasa nada no? Claro, todo pasa. Dejemos el drama para Cumbres borrascosas.

Seguir leyendo

La reconstrucción

6bc6ab91777487de1abaf94e2e51a2a1
Morning in Barcelona by Alexey Naumov

El me dijo que le gustaban las cosas viejas, rotas, sucias. Porque ahí hubo vida. O algo así.

En ese momento quise responder que para rota estaba yo. Los otros adjetivos los dejamos para otro posteo.

En vez de eso seguí mi ruta, no sin antes sacar territorios de arena de adentro de mis zapatillas. Nuevas pero sucias,  ya usadas y con kilómetros sobre el agua de mar.

Luego me puse a recorrer con la vista mi cara en el espejo. Ya tengo arrugas sobre la comisura de los labios. Y cuando río se forman unos surcos alrededor de los ojos. Bajo mi cuello lo terso declaró la deserción, y un río sigue por el escote. Pero mis ojos… siento que brillan, o tal vez es la luz de la tulipa de arriba del espejo que me engaña sin piedad. En el living me dediqué a repasar los libros, las fotos, las cartas manuscritas, y los lugares vacíos en donde debería haber guardado algunas cosas de las que me despedí.

Los japoneses hacen algo con la cerámica rota. Se llama Kintsugi, y para ellos es todo una filosofía de reparación y enmiendo de daños. En cambio los chinos con su Feng Shui te recomiendan que no repares, que si algo está roto hay que desecharlo, porque vendría a contaminar toda la escena del crimen. Suponiendo que la vida sea un crimen o su escena.

Seguir leyendo

¿En qué sueño vas a estar?

tumblr_n5qny9ylGV1r1arpmo1_1280
Cathline Dickens

“Ya se muy bien donde hoy vas a dormir y en qué sueño vas a estar.”

Trip de agosto. Nito Mestre

 

Llega la noche arrastrándose,

Somos dos los que se arrastran.

En la medida que el sueño me esquiva

Las sombras en la habitación

Van mutando.

Chorrean por las paredes

Dejando polvillo plateado

Sobre el piso azul.

Sombras chinas,

Insectos, asteroides,

Formas humanas,

Planetas y mandalas grises;

Agrupados intermitentemente

En la pared desnuda que da al frente de mi cama.

Quiero dormir

Para encontrarte en ese sueño

Del que íbamos a despertar

Sincronizados a las 3 a.m.

Al llegar la hora creo ver tus ojos

Invadiendo los míos,

Sin permiso ni vergüenza,

Intensos y atrevidos.

 

Sonrío. Al fin me duermo.

El desvelo trae viajes

Sospechados y deseados.

Hoy sé en qué sueño quiero estar.

Patricia Lohin