Tu nombre

Windy-Day-by-Artist-Pino-Daeni-Artwork
Pino Artist

Me preguntás qué estoy haciendo.

Escribo tu nombre en mi libreta, te respondo.

Juego con las vocales, separo las consonantes e invento palabras nuevas.

Dibujo un Scrabble y las piezas las diseño redondas: puros soles y lunas llenas.

Recuerdo ahora el idioma que divagamos juntos una noche de insomnio.

Una mezcla de Spanglish, lunfardo y tecnicismos salidos de algún libro extraño de esoterismo.

Teníamos contraseñas para todo, incluso para irnos de lugares inhóspitos sin levantar sospechas.

Mientras que a otras palabras les habíamos cambiado totalmente el significado.

Cuando conocí tu nombre, aún sin haber visto quién lo habitaba, pensé que tenía que reescribir mi cuento de la casa en la playa.

Una casa que tenía mil años y demasiada arena acumulada en la puerta de entrada.

Luego olvidé por completo ese asunto literario cuando me dejé encandilar por un tibio rayo del amanecer que se colaba por el ojo de buey de tu habitación.

Mis rulos sobre la almohada y las piernas enroscadas en la tibieza de tus sábanas.

Sigo jugando con tu nombre y esta vez hago con éste un círculo y comienzo a delinear un mandala.

Seguir leyendo

Anuncios

Luna en escorpio

23559658_1499935710092166_763422127273551069_n
© Ana Becerra

 

Alguien ha dejado su vehículo estacionado en mi calle. Y el vehículo habla por sí solo. Repite constantemente, como un martillazo sobre la cabeza, bocina tras bocina, con una pausa intermitente y milimétricamente separada en tiempo y espacio.

Al final una pausa más larga, tan sólo para retomar la secuencia.

Parece la historia de mi vida. Ruido, secuencia, silencio, pausa…

El viernes está gris, por fuera y por dentro.

Gotitas translúcidas y tímidas se van apoyando en las hojas más grandes de los árboles para luego dejarse caer como por un trampolín.

Como esas gotas que quedaban en mi cuerpo luego de la ducha, y terminaban en tu boca.

No hace falta paraguas. La lluvia hoy es tímida y cobarde.

Como esos sueños que bajan y suben por la montaña rusa sin dejarse atrapar, como el abrazo de oso en el que nos fundimos cuando no damos más de fingir que la vida no nos importa, que el otro no nos importa.

Seguir leyendo

Si no…

23472420_1496420160443721_3553047625355912189_n
© Brooke DiDonato

Creo que la mayoría de las mujeres con algunos años a cuestas y relaciones no tan a cuestas, tenemos una suerte de decálogo. En su mayoría son apuntes de cosas que no estamos dispuestas a repetir. Sería muy ingenuo afirmar que alguna vez no hayamos hecho nada de lo que “nunca íbamos a hacer” en nombre del tan mentado amor.

Este es mi pequeño ensayo de decálogo, mi deseo, o mi visión del buen amor.

Si no… podés ser vos

Si no tenés voz

Si tenés que dejar las cosas que amás

Si no querés que te vean o fotografíen con él

Si no comparten ninguna actividad social o de amistad en común

Si no tienen actividades individuales o con otros grupos

Si no tienen sus propios espacios

Si no están orgullosos el uno del otro

Si dormís en el borde del colchón a punto de caerte

Si no lo admirás

Si no se hacen reír mutuamente

Si no saben pelear

Si no saben reconciliarse luego de pelear

Si no te inspira confianza

Si no le brindás tu confianza

Si te quita libertad o vos a él

Si le tenés miedo

Si te hecha la culpa de su propia inseguridad

Si le tenés que ocultar todo

Si te hace sentir insegura

Si le tenés que organizar la vida

Si no son pares

Si caminan por la vereda y uno va adelante del otro

Si te habla mal en público

Si te habla mal en privado

Si te manipula

Si intenta hacerte sentir culpable, puta, triste, inútil, vieja, inservible, indeseable, sucia…

Si no respeta tu manera de pensar, actuar, vestir, comer, bailar…

Si quiere que te transformes

Si te niega

Si por las noches soñás con otro amor

Si los días a su lado son grises

Si te censura en la cama o no te sentís cómoda

Si no gozás y te sentís obligada a satisfacerlo

Si no te satisface

Si estás con él para no comer sola

Si decir te amo es como decir buenos días

Si no te sale decir te amo

Si no te brillan los ojos

Si no son cómplices

Si ya no tiran para el mismo lado

Si en una reunión no cruzás los ojos con los de él buscando un cobijo

Si ya no estallás ni de amor, ni de enojo y todo te da lo mismo

Si no … es que se te está yendo la vida

con la persona equivocada.

Patricia Lohin