Certificado de supervivencia

eaa73ced0ce00ebec9dd593dbe4e7a98

Banca Popolare di Verona

“Señor! Se le venció el certificado de supervivencia.”*
Señor, mire pues, que usted no ha operado desde hace un tiempo con nosotros, y es menester que pase por mesa de entrada, si allí, por la izquierda, a que certifiquemos que aún está vivo.
Si, ya sé, lo entiendo. Sé que estamos hablando ahora, y la foto del carnet pareciera coincidir con su rostro, y que su nombre es Rolando… ¿que lo llaman Rolo? Qué bueno…
Pues como le decía, el sistema lo ha dado por muerto, ya que no han estado interactuado últimamente… Es decir, Ud. no ha venido al Banco, y por ende el sistema…
¿Que si el sistema es una mujer?
No… no, es una computadora… o sea, si lo vemos así, es bien femenina y el caso es que usted no ha venido a operar y ella lo ha desterrado del universo de los vivos.
Si, igualito que las mujeres.
Patricia Lohin

(*)Empleado del banco Santander a un jubilado rechazado por el sistema, hoy por la mañana, el resto son delirios míos.