Ahora

1919437_494668830957_8353585_n

Arte: Claire Elan

Ahora que los sueños han invadido mis horas de vigilia,

Y que adivino los acordes de tu guitarra.

Ahora que he alquilado una habitación invisible

Cerca de la tuya para escuchar murmurar tus ensueños.

Ahora que mi día amanece soleado

Con una voz que viene nadando desde el otro lado.

Ahora que el tiempo se detiene,

Y que los relojes de arena ya no son lo que eran antes.

Ahora que nuestras huellas han sido erosionadas por el viento,

Y que el mar ha sobrevivido a tantas tempestades.

Ahora que la espera ha perdido su sentido y orientación,

Y que nuestras almas juegan a encontrarse.

Ahora que mi cuerpo despierta sonidos guturales,

Placeres secretos y escondidos.

Ahora que regreso de otros amores y tierras lejanas,

Conquistando reinos despoblados de promesas

De cuestionamientos del tipo cómo, cuándo y por qué.

Ahora que adivino tu sonrisa y tus ojos tan gentiles

Que viven al norte de mi casa.

Ahora que reescribo un diario,

Y me sincero cada día a través de la tinta negra

Que se escapa por la desembocadura de mi mano derecha.

Ahora que mis tareas me desocupan,

Que sé parar,  sentir y recalcular,

Que encontré los hilos que atan

Tus sueños a los míos.

Seguir leyendo

Anuncios

Absurdas rendiciones

11050092_1017415904975780_3229369188887342916_n

Leo las frases ajenas de amor y desamor. Creo que las segundas ganan en adherentes y adeptos. Hay más gente viviendo el pesar de un desamor que moscas y mosquitos en una laguna durante el verano.

Las frases hablan de destiempos, de desencuentros, desengaños, y cualquier otra palabra que comience con des.

“¿Por qué no nos conocimos antes?” “ ¿Por qué no nos conocimos después?” “Ojalá nuestros caminos hubieran terminado juntos.”

El desamor se alimenta con el tiempo que juega en contra, uno de los dos que no juega, o la cobardía de no jugársela. No hay palabra que rime más con amor que juego, sino pregúntenle a Sabina.

Algunas otras palabras las he olvidado, tal vez porque araño las paredes con tal de  no sentir ese vacío expectante del desamor que carcome hasta las células. Prefiero la nada misma al desamor o irme a otro planeta inexistente aún, convertirme en  El Principito y preocuparme sólo de contemplar a la rosa. O por qué no quedar suspendida entre Marte y Júpiter, con un hermoso traje de astronauta y chupando una sonda para alimentarme. O simplemente sentarme al sol, al fondo del patio, meciendo mi alma, acunando los sueños y recomponiendo soledades; mientras tejo una manta infinita como Penélope. Excusas miles para esperarte.

Llevamos tantos siglos de frases y poemarios dedicados al tema que pareciera que no queda más nada por decirse. ¿O cada amor trae la impronta de nuevas palabras con nuevos significados?

Todo lo que quería decirte ya lo ha escrito otro, ya lo ha cantado alguno, ya han rasgado las cuerdas de aquella guitarra con nuestra melodía. Incluso tu piel de lejos se ve surcada por millones de caricias en las que otros han puesto sus esperanzas. ¿Cabrán las mías?  ¿Qué habría de novedoso en mis caricias? Yo tan lejos y con nada que decir.

Ni siquiera la frase “ojalá te hubiera conocido antes” cuadra.

Seguir leyendo

La huella de mi última pisada

12049337_1016432535074117_298114235587181917_n

Mike Barr Artist

Octubre lluvioso. La primavera tardía y escondida detrás de los médanos del sur, hoy puebla otros territorios desconocidos. Los colores del mar se funden con los del cielo, inventando nuevos tonos que fluctúan entre miles de violetas y grisáceos. Apoyo los pies desnudos sobre la arena firme y prensada por la lluvia, sintiendo la humedad penetrar por mis raíces y llegando hasta mis huesos.

La casa llena de ocres y penumbras yace silenciosa y majestuosa, anclada desde siempre en una suerte de colina, donde algunas especies herbáceas abrigan el suelo creando una especie de alfombra mullida y despareja.

Enciendo un farol y lo coloco en la ventana que da al norte. Las maderas del piso chillan al compás del arrullo sinfónico del océano mar.

Por la puerta entreabierta entran bandadas de aladas utopías,  que vienen a despertar tiernos hechizos dormidos. Dejo que me asalten y desnuden.

Podría ser que entraras justo ahora, y que me vieras acurrucada en el sillón,  medio somnolienta y con el pelo revuelto, la carne tibia dispuesta a los juegos del amor.

Podría ser que aún sea demasiado pronto. Faltan caer un par de estrellas fugaces y que mueran en la línea del horizonte que delimita este universo vacío del otro donde estás vos.

El sol se adivina detrás de una cortina de nubes, listo para atardecer, mientras yo sacudo sobre la cama, blancas sábanas de algodón y sobre éstas una manta en telar con todos los colores que creaste para mí otras tardes lejanas en otras playas.

Seguir leyendo

Los apasionados

tumblr_nwdejcMqIL1rum5sfo1_500

Khanh Huynh
“Los razonables han durado, los apasionados han vivido.”
Nicolás Sebastien Roch Chamfort

Los apasionados se acoplan

Pariendo expectantes deseos,

Con los ojos abiertos  de cara al tiempo

– Intangible y etéreo-.

Tiempo que late en un universo sin finales

Permaneciendo con la fuerza del anhelo.

Millones de micro esperas que impulsan

Las agujas del reloj cósmico

Encendiendo el instinto de amar.

Caricias urgentes,

Se hunden atravesando revoluciones carnales,

Seguir leyendo

Tiempos de  Saturno

27

Edouard Boubat (1923-1999)

Y el vigésimo noveno retorno de Saturno, decidí empezar a vivir.” Renato Russo

La teoría científica que más me gusta es que los anillos de Saturno están compuestos enteramente de equipaje aéreo perdido.” Mark Russell

Y llegó Saturno

Con sus anillos cargados de maletas

Llenas de sueños perdidos,

Lanzando polvos de estrellas

Sobre cajones repletos de amores archivados

Con etiquetas rojas que dicen “Causa cerrada”.

Dispuesto a despertar del invierno

Vastos países de ilusiones,

Rescatar utopías aladas

Que inundan los sueños de algodón

Y se quedan remoloneando por las mañanas.

Despabilando íntimas fibras del ropaje del alma

Y regando arterias de vívidas savias.

Mil ciclos después,

Seguir leyendo

Vuelvo hoy

874657-7

Arte: Andrzej Mazur

Vuelvo hoy

Dejando atrás travesías por desiertos de muertes cotidianas,

Y grises vacaciones en valles de versos mudos,

Con besos desmembrados y ausencias infinitas.

Retiro el polvo hecho película de mis pupilas,

Y extiendo mis dedos hacia la línea del horizonte,

Mientras con un gesto sacudo miedos ensortijados

Y dudas desgastadas.

Mis pies me conducen hacia la vuelta de esa esquina,

Donde hace un tiempo dejé enterrado

-sin mapas ni otras guías-

El sueño en el que te veía caminar hacia mí,

Cargando un bolso de certezas colgado de tu hombro izquierdo.

Los jazmines no cesan en su lucha por despertar

A pesar de esta primavera álgida y tardía,

Y con su fragancia hipnótica

Me invitan a caminar un poco más allá,

Justo al límite, donde acaba mi vida sin vos.

Y ahí estás,

Erguido y con los ojos bien abiertos,

Ofreciendo sonrisas, abrazos

Y palmas llenas de chupetines y chispas de chocolate.

Listo para invitarme subir al carrusel

Y jugar al encuentro sin finales

Montados en un caballo multicolor.

Derribo débiles fronteras

Con el más profundo de los suspiros

Y vistiéndome de sueños nuevos y azules,

Doy ese paso

En el que dejo que mi boca muera dentro de la tuya.

Al fin, he vuelto hoy.

Patricia Lohin

“Idilio en el café” (poema)

Literatura a granel

Jaime Gil de Biedma (Barcelona, 1929-1990)

Como en otras ocasiones, os dejamos hoy con un poema del barcelonés Jaime Gil de Biedma. Espero que sea de vuestro agrado.

IDILIO EN EL CAFÉ

Ahora me pregunto si es que toda la vida

hemos estado aquí. Pongo, ahora mismo,

la mano ante los ojos -qué latido

de la sangre en los párpados- y el vello

inmenso se confunde, silencioso,

a la mirada. Pesan las pestañas.

No sé bien de qué hablo. ¿Quiénes son,

rostros vagos nadando como en un agua pálida,

éstos aquí sentados, con nosotros vivientes?

La tarde nos empuja a ciertos bares

o entre cansados hombres en pijama.

Ven. Salgamos fuera. La noche. Queda espacio

arriba, más arriba, mucho más que las luces

que iluminan a ráfagas tus ojos agrandados.

Queda también silencio entre nosotros,

silencio

y este beso igual que un largo túnel.

OTRAS…

Ver la entrada original 17 palabras más