Desertores

Patricia Lohin

0001

Noell S. Oszvald

El mundo no es para cualquiera, “vió”.

Y si no mire la cantidad de desertores que hay a diario. Las bajas de humanos que ya no soportan lo que ven y lo que viven, es como una epidemia húmeda y silenciosa. Pocos hablan de ellos, de los desertores, de los no ungidos por Dios en el último sacramento. Las noticias los esquivan, sabiendo que éstas son la mecha que enciende la pólvora esparcida por el camino.

Pocos pueden soportar este mundo y sus avatares, lo sé en primera persona. Yo que quise desertar varias veces, y mi cobardía me ató a la cama eternos y confusos domingos de guardar, en un cuarto oscuro y lleno de fantasmas, apretando los dientes y la almohada. No hay héroes ni vencedores, sólo vencidos.

No hay un diploma al final de este lado del camino que premie la llegada luego de…

Ver la entrada original 447 palabras más

Seré paria e insurrecta o desacatada.

11407196_892250690841377_2418666425433426644_n

Vincent Giarrano

Las noticias hablan por estos días de “dejar ir”.

Las redes sociales, los paredones pintados de acción poética, las puertas de los subtes, las últimas novedades literarias, las principales notas de las revistas top  y hasta un tema musical convertido en viral hablan de dejar ir.  El universo se está complotando para dar a conocer esta nueva disciplina, y yo me niego rotundamente a seguir sus cánones.

Dejar ir es como una nueva epidemia, la resurrección de la fiebre amarilla o un brote de viruela. Según los parámetros existenciales del “let go”, para que tu vida cobre sentido, tenga un curso, despegue, se ventile, tenga más espacio para actividades y personas nuevas  o al menos parezca que va por buen camino; debes dejar ir. Soltar y fluir también son sinónimos aceptables.  Al menos así lo dicen estos nuevos filósofos y pensadores contemporáneos y espirituales.  Creo que los chinos también tienen esta premisa entre sus filas, al menos los que comulgan con el Feng Shui, nos dan la lata a los occidentales para que no acopiemos ya más cosas y donemos, regalemos y tiremos toda esa sarta de trastos viejos que ya no usamos.

Atenti, si hace más de un año que no lo usás, no lo mirás, no lo registrás, no lo ventilás,  ni te acordás que existe, está “out”, es obsoleto, ocupa un lugar preciado, y hay que deshacerse del objeto en cuestión y dejar paso para lo nuevo.

Si estas premisas fueran ley y nosotros ciudadanos modelos,  nuestras casas estarían despojadas, ordenadas, y no existirían recuerdos, ni registros, o fotos amarillentas ni baúles, tampoco coleccionistas ni acopiadores compulsivos, o sí, y éstos vivirían en zonas destinadas a los parias o insurrectos,   escondiendo todas sus cosas en grandes túneles o bunkers  construidos a tal efecto.

Seguir leyendo

El hipermétrope

11209599_695088160618066_6430059520665742381_n

Eduardo Úrculo, Homenaje a Mark Rothko, 1993. Acrílico sobre lienzo. 162 x 140 cm. Colección particular.

Tal vez el otoño se hubiera dado por vencido, piensa,  mientras se mira al espejo e intenta hundir su mirada en el fondo de sus pupilas. ¿Acaso no había allí un brillo parecido al de una estrella de una galaxia cercana? Hoy apenas si hay una extraña película opaca que recubre sus ojos.

Suena una melodía estridente que anuncia el comienzo del día. El correo trae pocas noticias y todas a punto de vencer. En la calle los semáforos lo detienen y el observa al malabarista de la esquina de la plaza sostener su sonrisa con la misma dignidad que sostiene a los palos. Mientras el gato chino dorado y estático lo saluda desde la vidriera de una dietética, el lleva ese libro que está a punto de empezar a una mesa circular y pequeña de la confitería céntrica.

El, que se mira por las mañanas como si fuera otra persona, lanzando una o mil plegarias al cielo de ese otro, al que viste y conduce a esa mesa puntualmente todas las mañanas, une su destino a las vivencias del prójimo y se pierde en éstas, y sus mil y un laberintos.

Deja pasar las hojas y las fracciones de minutos sin leer, anotando mentalmente miles de detalles de la vida circundante. Esos otros inconscientemente dejan apoyar esa mirada cargada de laxitud, cual caricia, convirtiéndose en objetos puros de observación concentrada al máximo. Elixires de historias que jamás de los jamases serán escritas, por falta de tiempo metódico, disciplina, y cualidades existenciales que delimiten un supuesto talento.  Esos países lejanos que, ubicados a metros de su existencia, están invadidos de roces y gestos que el intenta cazar mientras hunde sus anteojos sobre el puente de su nariz para ver mejor. Es un cazador nato, un tierno y discreto voyeur, un hipermétrope cuya visión se expande con la distancia.

Se deleita con la pareja que sutilmente se rechaza, mientras ella lo ignora, su marido tal vez, permanece inmerso en las noticias impresas sobre el pueblo y sus periferias. El mozo, anoticiado ya con el pedido de la fémina, deja caer una sonrisa expuesta sobre la vereda, justo al lado del balde de agua del limpiador y comandante de las vidrieras de los comercios de la calle central. Algunas mujeres dispersas, provistas con ropas de moda y botas de cuero, circulan entre las mesas de afuera, simulando no ser vistas, mientras que algún hombre desatiende su café para atender a su deseo, mientras clava su vista en las partes centrales de su presa.

El hipermétrope entiende de deseo, de amor, de desamor, de esperas, de gestos, intuye murmullos imperceptibles para cualquier otro humano, colecciona pasos, palabras descolgadas, gestos desapercibidos, lee otros labios y sabe de miradas perdidas y sueños extraviados. El vive y respira sólo a través de la vida que sucede en largas distancias.