Espejito espejito

Girl Before a Mirror, c.1932

Pablo Picasso

No hay más dios que este Espejo, que es el Espejo de la Sabiduría. Todas las cosas del cielo y de la tierra las refleja, excepto el rostro de quien se mira en él. No lo refleja para que el que mire pueda ser sabio. Todos los demás espejos son espejos de la opinión. Sólo éste es el Espejo de la Sabiduría. Quienes poseen este Espejo, lo saben todo, y no hay nada oculto para ellos. Y quienes no lo poseen, no adquieren la Sabiduría”. El pescador y su alma.  Oscar Wilde

Sin dudas salir sorteado en la lotería para tener que hablar sobre el espejo es una suerte… o no. El espejo puede significar desde una supuesta ventana para los espíritus, un mueble hermoso para agrandar una habitación, hasta el reflejo de lo que no queremos ver pero invertidos. Pues sí hombre, que la derecha no es la derecha sino la izquierda. Dicho lisa y llanamente, el espejo nos devuelve lo que queremos ver, y para ver lo real tendremos que hacer un esfuerzo mental, usar el poder de concentración, nada de meter la panza adentro ni mostrar el mejor perfil. Nunca les pasó que a pesar de mirarse siempre en el espejo, de pronto se sacan una fotografía y dicen: Este no soy yo. Entonces vuelven al maldito y mentiroso espejo –el mismo que le dijo a Blancanieves que era la más linda del reino- y del otro lado el ego reflejado les dice: las máquinas fotográficas son un engaña pichanga.

El Feng Shui dice que los espejos no deben ponerse en las habitaciones, otras corrientes que si.  Que reflejar el alimento en un espejo lo multiplica. Que hay espejos mágicos que nos llevan a donde queramos, a otros mundos, submundos. Que nos hablan. Que a veces encontramos a un loco psicótico parecido a nosotros que nos grita. Que muchas veces nos gratifica. Que otras nos sirve para ensayar posturas, repertorios, peroratas y discursos. Que se empañan, que se ensucian, que dicen mucho y a veces nada. Que reflejan el paso del tiempo. Que son un objeto de culto.

Que los espejos a veces no son tales –superficie pulida en la que al incidir la luz, se refleja siguiendo las leyes de la reflexión–  sino nuestros pares. Nuestros amigos, nuestra pareja, amante, los hijos, los compañeros, los padres, otro ser animado que nos refriega en la cara los miles de defectos que nos joden de ellos  …. y de nosotros mismos, las personas que admiramos, las que envidiamos…..

Un espejo puede ser una superficie pulida, pero de nuestra alma.

(….)

Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro

paredes de la alcoba hay un espejo,

ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejo

que arma en el alba un sigiloso teatro.

Todo acontece y nada se recuerda

en esos gabinetes cristalinos

donde, como fantásticos rabinos,

leemos los libros de derecha a izquierda.

(….)

Dios ha creado las noches que se arman

de sueños y las formas del espejo

para que el hombre sienta que es reflejo

y vanidad. Por eso no alarman.

Los Espejos –  Jorge Luis BorgesFragmento

Mujer ante el espejo, 1937

Pablo Picasso

Seguir leyendo