Divagando en el vagón

Limits of Imagination – Glen Tarnowski

Hagamos el viaje, ya mismo.

Italia? Venecia, Florencia, puentes, pasta, pizza….

México? Arquitectura colonial, playas paradisíacas, noche….

India? Meditemos.

España? El camino de Santiago nos espera.

Argentina? Playa, cordillera, sierras, tren de las nubes, shoping y tango.

No, ninguno de estos viajes me va. No money.

Es una pena, porque en realidad he leído tanto sobre viajar y volver converso, distinto. Retiros espirituales que nos cambian la vida, al menos por unas semanas. Y si no fuera necesario irse? Y si no poder irse fuera la solución para hacer un viaje como la gente?

Bueno, subamos a otro tren. El pasaje es gratuito, eso sí, el costo es altísimo.

Es como el Tren de las Nubes, pero en vez de pasar por la provincia de Salta (Argentina), salta de una fantasía a otra, hasta que una de ellas hace ruido, se asienta, la soplamos, y ayudamos a que se cumpla. Y si se convierte en globo de helio y lo soltamos? Armamos otra….

Como voy? No parece un libro de autoayuda? Bueno, no me interrumpan.

El tren al principio está lleno de nubes, literalmente una nube de pedo. Igual que nuestra mente. No sabemos si seguir por el pasillo o tantear alguna butaca donde sentarnos. Al rato nos empiezan a llorar los ojos, a congestionar la nariz y entre tanto estornudo comenzamos a tener ráfagas de visión. Como niños que empiezan a caminar vamos de un vagón a otro tropezando. Todo se va sucediendo, mucho es imaginación, otro tanto recuerdos. El viaje es la panacea misma. Es mezcla meditar en una mezquita, mezcla subirse a una montaña rusa en Disney, mezcla ver la luz blanca al final del túnel que supuestamente viene después de la muerte, es psicodelia pura sin sustancias!!

Siempre hay alguien que en el camino nos viene a molestar, tratando de que la distracción nos baje del tren en la primera parada. Esto es un garrón, el esfuerzo psíquico terrible, estoy transpirada, quiero bajarme y mirar tele, algo que me relaje o me distraiga ya. Tengo cosas que hacer, cuentas que pagar, al menos depilarme y hacerme una limpieza facial….

Seguir leyendo