Remontando barriletes

All Posters018

Second Thoughts – by Steve Hanks

“No es que crea, no creo, si inclinado

Sobre mis manos te sentí divino,

Y me embriagué. Comprendo que este vino

No es para mí, mas juega y rueda el dado.

Yo soy esa mujer que vive alerta,

Tú el tremendo varón que se despierta

En un torrente que se ensancha en río,

Y más se encrespa mientras corre y poda.

Ah, me resisto, más me tiene toda,

Tú, que nunca serás del todo mío.”


Alfonsina Storni – Tú, que nunca serás – Fragmento – Poesías del Alma

Y yo no seré del todo tuya……


Contradicciones. El ser humano está plagado de contradicciones.

Frida llegó al viernes descompuesta, con la cabeza en el inodoro, las rodillas en el piso y algo que no terminaba de salir de adentro. Un temblor invadió todo su cuerpo, pensó que era un Panic Attack o una de esas cosas nuevas que ahora tiene la gente.

Pensó en el fin de semana y en el viaje que iba a emprender . . . . . . acompañada. Típico viaje para remontar barriletes, como ella decía cínicamente. Pero al parecer el barrilete venía de la guerra y era casi imposible que eso levantara del suelo. Oh!, si habría hecho ese tipo de viajes, y la experiencia le decía que de algunas cosas ya no se vuelve atrás. O si?

Se miró al espejo, pensó en una decisión y la tomó.

Como por arte de magia empezó a respirar mejor, a estar más tranquila. Salió caminando mientras repetía el único mantra que conocía: Om mani padme hum (1). Unos pasos, respirar, un mantra, exhalar, otros pasos, hinchar el tórax, mantra, exhalar. Un frío infernal. Dejó la respiración y se centró en lo que iba a decir. Prendió un ciga primero. Uff, qué lejos estábamos del sueño del mantra, la relajación y demás. Sucumbiendo a los vicios terrenales siguió a paso firme, un paso, una palabra, otro paso, un resoplido.

Timbre. Portero. Escalera. Puerta. Parada en el umbral dijo “No puedo más, mis sueños e ilusiones se fueron, esto es lo que soñaba hace unos meses, y ahora ya no.”

No tuvo que contener lágrimas, por un momento pensó en lo bien que estaba manejando la situación. No lágrimas, no sentimiento, ya fue.

Palabras más, palabras menos se fue corriendo hasta su casa. Nada de mantra. Si manta en la cama, posición fetal, símil tranquilidad y a querer dormir.

El timbre insistente del amante desesperado sonaba en la otra habitación. Dio media vuelta. Silencio.

Durmió como un ángel si es que duermen, exactamente hasta las cinco de la mañana. Sin sueños para recordar y sin nada para pensar, tomó el teléfono de su mesa de luz, marcó ocho números y preguntó “Cómo estás?, Salimos a las nueve?”. Luego de una respuesta afirmativa, dio media vuelta y volvió a dormir.

A las nueve menos cinco una pregunta rondaba su cabeza: “Qué hiciste Frida?”

Y sí, la gente está llena de contradicciones.

All Posters019

Paradise Cove  by Steve Hanks

“Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,

Beber veneno por licor suave,

Olvidar el provecho, amar el daño;

Creer que un cielo en un infierno cabe,

Dar la vida y el alma a un desengaño;

Esto es amor, quien lo probó lo sabe.”

Lope de Vega- Desmayarse, atreverse, estar furioso – Poemas del Alma

All Posters020

Kite Flying on Golden Beach

(1) “Es muy bueno recitar el mantra Om mani padme hum, pero mientras lo haces, debes pensar en su significado, porque el significado de sus seis sílabas es grande y extenso… La primera, Om […] simboliza el cuerpo, habla y mente impura del practicante; también simbolizan el cuerpo, habla y menta pura y exaltada de un Buddha[…]”

“El camino lo indican las próximas cuatro sílabas. Mani, que significa “joya”, simboliza los factores del método — la intención altruista de lograr la claridad de mente, compasión y amor.[…]”

“Las dos sílabas, padme, que significan “loto”, simbolizan la sabiduría[…]”

“La pureza debe ser lograda por la unidad invisible del método y la sabiduría, simbolizada por la sílaba final hum, la cual indica la indivisibilidad[…]”

“De esa manera las seis sílabas, om mani padme hum, significan que en la dependencia de la práctica de un camino que es la unión indivisible del método y la sabiduría, tú puedes transformar tu cuerpo, habla y menta impura al cuerpo, habla y mente pura y exaltada de un Buddha[…]” Dalái Lama

Blogalaxia Tags , , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , , ,

Anuncios

“Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.”

Este es un nuevo espacio creado en conjunto entre Amores que matan y El Perro. Espero que lo disfruten tanto como nosotros lo estamos haciendo. El título del post pertenece a Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.

No importa el lugar, el tiempo ni la condición. El amor se manifiesta, sin discriminación. Sublime, puro, trascendiendo los umbrales infinitos de nuestra existencia.

John Roudyhair y Priscilia Daughin se amaron en otra época, con condicionamientos sociales, de tiempo y de distancias. Pero ni el ancho océano Atlántico ni los espaciados encuentros pudieron contra lo que ellos sintieron.

Existieron? Seguro que sí.

0001

The Love Letter by Jean Carolus

Querida Priscilia:

De más está decirte que esta misiva no debe ver la luz del sol. Tu padre, seguramente, mandaría por mi cabeza al enterarse de que estamos intercambiando correspondencia. No es esa tu intención, verdad?

Déjame decirte, también, que a mediados de febrero estará zarpando el buque que me ha de llevar, finalmente, a tus brazos. Debo recalar en Londres por negocios y calculo que me quedaré allí por una o dos semanas. Luego, mi intención es encontrarte, aunque más no sea, por una noche. Quizá ya sea abril… Crees poder hacer los preparativos necesarios? Inténtalo, princesa, pues no sabes el deseo que siento de verte otra vez. Si tan sólo te contara de la pasión que me desborda por las noches al pensar en tí… Pero no temas…no la estoy malgastando con quien, tú ya sabes, no la merece. Esa situación se había tornado insostenible. Y con la excusa de mi tos y esta leve y bendita fiebre que la acompaña, hace ya varias noches que dormimos en cuartos separados… Gracias al cielo, pues no soportaría serte infiel… Ni siquiera con mi propia… Si hasta me vienen náuseas de tan sólo nombrar el vínculo.

Hermosa Priscilia…sé que has esperado por mí un tiempo considerable. Lo menos que puedo hacer por tí es jurarte fidelidad y dedicarme, eternamente, a amarte. Lo sé…soy un pecador que no merece la redención celestial. Y que esta sociedad pacata, seguramente, gozará con mi condena. Pero no me importa… Sólo en tus brazos estaré alcanzando el perdón a mis faltas. Sólo en tus ojos estaré hallando la luz que me guíe en este presente oscuro. Sólo en nuestra intimidad podré elevarme hacia la definitiva y esquiva felicidad.

Te amo.

Siempre tuyo.

John

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Mi querido Señor:

Abril se me hace lejano hoy. Pienso en ese mes y ya siento la calidez que traen la primavera y su presencia. De sólo imaginarlo mi cuerpo se estremece.

No se preocupe usted por mi padre. Emilie, mi ama de llaves, cumple religiosamente con el pacto de silencio y discreción que hemos hecho. Tengo mis informantes y he descubierto que esta mujer rolliza tiene un affaire con el encargado de las caballerizas, ¿puede usted creerlo?

Debo confesarle que los días se me hacen muy largos. Las noches están llenas de fantasmas en donde no puedo evitar pensar que otra mujer pueda llegar a tocarlo siquiera. Esa situación me vuelve loca. Sí señor. Estoy enloqueciendo de celos, de inseguridad y de amor.

Me torturan las charlas cómplices que puedan llegar a tener, las miradas, las sonrisas.  Me tortura la presencia de ella a unos centímetros de su alma cuando yo estoy a cientos de kilómetros.

Ni siquiera su promesa de fidelidad y de dormir a dos puertas de la alcoba matrimonial me trae paz. Son muchos los meses que nos separan y la carne de un hombre es débil.

Perdone usted mis dudas. Yo estoy aquí, cumpliendo la más grande de las fidelidades, siendo suya en pensamiento, en alma, en razón.  En cada fibra de mi cuerpo está su nombre escrito, ya no podré pertenecer a ningún otro hombre en toda mi existencia.

Lo esperaré desde el primer minuto de Abril. Ya he pensado en los arreglos necesarios para poder trasladarme a la casa de campo con Emilie. Allí estaré mi amado, esperando sus eternas caricias y su amor. Sé que con su sola cercanía se me aplacarán todos los dolores que hoy siento, porque usted mi amado señor, es mi cura.

Le dije que entre sus brazos ya no soy frágil y soy la mujer más hermosa del planeta?

Lo amo.

Eternamente suya, Priscilia.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Seguir leyendo

Divagaciones…. y van….

a013

Karma II

Sukhpal Grewal

Llegué a casa pasado el mediodía. Mire por todas partes y reconocí que ésta necesitaba algún arreglo del tipo cosmético-limpieza que la hiciera sentir más cómoda; a ella y a mí en ella.

Apagué los celulares – si tengo dos, con esa manía de las compañías y los pseudo corporativos, tampoco la pavada de gastar un exceso en comunicaciones-. Pero ya estaba pensando seriamente en revertir eso. Casualmente el almuerzo que había tenido hacia unos momentos, fue interrumpido por la maldita maquinita comunicacional.

Una vez que los rayos del sol entraron por las cortinas y se reflejaron en los pisos recientemente refrescados y perfumados, miré mi cama. Estaba aún sin hacer debido a  la rapidez con que había salido a la mañana para el trabajo.

La primera impresión fue tirarme a dormir, así sin más, como para matar la hora que me separaba de mi retorno laboral.

Me dije no.  La hice. Puse el millón de cosas que tengo arriba de la cama, los almohadones, y demás. Y  surgió:  por qué no escribir? Si eran las palabras escritas y leídas las que me estaban salvando y no la cama?

Prendí un sahumerio, apagué la música que sonaba en el equipo. Si hubiera sido de noche hacía que me acompañara una copa de vino tinto, pero la deje pasar, tenía muchas cosas pendientes para la tarde. Me descalcé, y el contacto con el piso frio me terminó de despabilar.

De pronto estaba sentada frente a la portátil, esta maldita que me hace perder tiempo con esta cosa de los acentos y la corrección ortográfica.

Pensé por dos segundos que fácil seria empezar a darse permisos para vivir, sacarse la mochila y tomar los hechos como oportunidades y no como problemas.

Por primera vez en veintidós años tenía la oportunidad de estar sola, y no lo lograba. Sola quiere decir eso, literalmente sola.

En vez de eso estaba sosteniendo una relación en donde yo era el mástil, la mujer independiente, la reparatuti autosuficiente no necesito nada, todo para dar lugar al otro para que vaya a salvar al mundo. Todo a cambio de….. Si, prácticamente de eso solo.

Para una mujer bancárselas sola arreglando picaportes, gomitas de canillas, midiendo la varilla del aceite, ganándose el pan de cada día y el de sus hijos cuyos padres solo si apenas se sustentan ellos, no sería el problema. Es lo mismo que he venido haciendo el último tiempo, con la diferencia de que algún exponente masculino de carne y hueso me palmeaba la espalda para darme ánimos para que siguiera adelante.

Quise cerrar los ojos, tener una experiencia divina que me cayera como un rayo y ver las cosas claras, firmes, la luz, el camino, lo que fuera pero ya.

Que estuviera escribiendo y no durmiendo ya era un adelanto. Pero la realidad es que no sabía en qué momento se me iba a saltar la térmica. De pronto tenía ganas de hacer cosas del tipo raparme, como un acto de renovación -que ridículo, lo único que se renovaría seria mi cabellera y no así los fantasmas que tenía en la cabeza-, agarrar una mochila y salir a recorrer las rutas esperando que algún asesino serial me encontrara, cerrar todo pero todo: casa, auto, negocio e irme como Kun Fu –es una pena que se haya ido en serio-; y así podría seguir con mi lista interminable de cosas a hacer, una más tonta que la otra. En vez de eso estaba sentada en la cocina, descalza y haciendo catarsis con lo mejor que tengo: las palabras. Imaginen el resto.

a014

Karma IV

Sukhpal Grewal

Seguir leyendo

Crisis de identidad

VL-00160-C~Art-Deco-pareja-con-corazones-Posters

Art Deco: pareja con corazones –  All Posters.com

“Tengo una crisis de identidad”, dije. Y mi hombre mi miró como si tuviera algún salpullido o algo contagioso.

De pronto no supo qué hacer con esa afirmación. Huir tal vez?

Me pregunté por qué a algunos hombres les tan fácil escapar de acontecimientos, tsunamis y delirios personales o de algún satélite que tengan cerca: o sea yo. Seguramente tendría que ver con el instinto de supervivencia.

“Y si.”, quise explicar. “Crisis de identidad viste. Perdí mi brújula, los sueños. Estoy en una meseta en donde no tengo proyectos.”

Reacción: “Mate lavado, hay que cambiarle la yerba.”

“Yo quiero que proyectemos algo para nosotros, un viaje. No tiene que ser al exterior,  tampoco la exageración. Con que me lleves a uno de estos pueblitos que tenemos cerca a tomar un mate o a tirar un pedazo de carne arriba de una parrilla yo ya estoy bien. Necesito tomar aire, renovar energías, que charlemos de nuestras cosas –carraspeo de garganta del otro lado-, hace tanto que no hablamos!”

“¿Querés?” Me dice ofreciendo una masita seca.

“Me gustaría recuperar la pasión. Llegar a casa y que me arranques la ropa. Hacer el amor arriba de la mesada sin tanto preámbulo. Te acordás gordo hace años?”

“Mm?” dijo como si estuviera hablando de viajar a Marte.

“Es más, sabíamos ir de vez en cuando a uno de esos telos temáticos, nos divertíamos como locos. Esos que tenían yacuzzi, la espuma por toda la habitación y nosotros cagándonos de risa…..”

“Gorda, ya no estamos para esas cosas…. Además sale como sesenta mangos el telo….”

“Bueno, pero hay otras opciones, nos podemos disfrazar…”

“Ja Ja Ja, si vos de ballena!”

Seguir leyendo

De ilusiones y des-ilusiones

CBS1009~Spring-Time-Posters

Spring Time – Artista: Clara Berta

“—No era nadie. El agua.

—¿Nadie?

¿Que no es nadie el agua?

—No

hay nadie. Es la flor.

—¿No hay nadie?

Pero ¿no es nadie la flor?

No es nadie. Era el viento.

—¿Nadie?

¿No es el viento nadie?

—No

hay nadie. Ilusión.

—¿No hay nadie?

¿Y no es nadie la ilusión?”

Las ilusiones – Juan Ramón Jiménez

Desilusión. Impresión que uno siente cuando alguien o algo no son como él esperaba

No quisiera entrar a buscar más referencias. Pero la palabrita desilusión debe de nacer en el mismo momento en que las fantasías llegan a nuestra cabecita. Debe ser una entidad que queda latente en algún lado y amenaza con aparecer. Pero con suerte no aparece nunca, o con suerte aparece para avisarnos de que las fantasías son lo único que sostiene una relación.

“…aunque pronto te disipas

como la niebla ligera,

a una dicha verdadera

prefiero yo una ilusión!”

Fragmento Poema Ilusión- de María Dolores Cabrera y Heredi

Seguir leyendo

Endless

AB437~To-Dream-About-Posters

Endless I Artista: Hans Paus

“Algo más que nuestra piel ha empezado a envejecer…” Aute

Otra vez lo mismo.

Miré el regalo y de  pronto recordé otros similares en la misma situación. Situación de pareja que está en recta final.

Obsequios de desesperación en el momento en que ni bajando la luna con un piolín ya se podría solucionar algo.

Cuántas veces? No importa, la metodología es la misma.

Charlas previas en donde le describo al individuo que voy a hacer un puente de soga antes de llegar al precipicio, cruzarlo sola y cortarlo para que nadie – o sea él – me siga.

Seguramente las charlas son muy adelantadas, nada de muerte súbita. Nunca aprendo, siempre esa cosa de ir charlando con tiempo para no sorprender a nadie. El efecto? Ninguno. Las palabras pasan como flechas por los costados. Lo mejor de todo es que en  ese tiempo, desde la charla hasta la muerte misma,  hay lugar para obsequios, atenciones que siglos antes fueron pedidas una y otra vez, cambios de la noche a la mañana –porque si antes la premisa era “yo soy así no cambio” ahora el nuevo hombre new age es capaz de cambiar, aprender yoga, relajación y hacer análisis en pocas horas- elementos que de pronto aparecen todos juntos en el momento más inoportuno: tarde.

Un viaje, flores, ropa, cenas, velas, tiempo a disposición, poemas, chocolates, arrumacos, la palabra amor cada dos palabras aunque no cumpla con una regla sintáctica, limpiarse los pies antes de entrar a la casa, sonreírle a tu amiga, darte el control remoto, subir la tapa del inodoro, abrirte la puerta del auto, decirte que sos hermosa…. Que tu hombre se interesa de la noche a la mañana en las películas que mirás, lo que leés o que desodorante usás?

Antes de poner el pie en el puente, tenés una canasta de atenciones que aparece justito en el medio, o la esquivás o la aceptás y estirás un poco más la cosa. Pero la cosa no es chicle. A cerrar los ojos y a cruzar.

Qué no? Bueno, cuidado con el puente porque más adelante puede que no soporte el peso de tu mochila.

Seguir leyendo

Solo tengo que decirlo…..

LC-DIG-ppmsca-10079-FB~Weeki-Wachee-Spring-Florida-Posters

Weeki Wachee Spring, Florida Artista: Toni Frissell

Mire la pecera. Tenía un pez telescópico chupado por el motor del filtro de agua. Pensé que  estaba muerto así que lo agarré con la mano y lo saqué. Menudo susto me agarró cuando empezó a coletear en mi mano, tanto que lo solté y fue a parar al piso.

En dos segundos de reacción tome el pez y lo metí de nuevo a la pecera.

Me pregunto si se habrá despabilado con tanto movimiento. Para éste, este procedimiento de algunos segundos significó seguramente una asfixia, a la inversa, pero asfixia al fin.

Me imaginé a mi misma succionada por un motor, sin poder desprenderme, y con lágrimas en los ojos me di cuenta de que así era. El motor que impedía mi movilidad no era otra cosa que una metáfora de mis primeros seis meses del año.

Luego de toda una perorata a mi hijo tratando de explicarle que yo no era bienestar social, ni un remise, ni una sirvienta, sino tan solo una mama sola de carne y hueso, me sentí peor. Me pregunté si un chico de 13 años alcanzaría a comprender semejante cosa. Que una madre no es un servicio.

Bueno, mi abuela seguro diría otra cosa.  Yo insisto con que una madre no es un servicio, que no está mal preguntarle de vez en cuando cómo está y no solo llamarla para pedir plata, transporte, vestimenta o alimento. Eso de esperar a que sean viejos para cambiarles los pañales…….

8142~The-Tree-Posters

The Tree Artista: Cristiana Ceppas

Seguir leyendo