“Quieres que me abra las venas para ver si doy contigo?”

Under the Tree

Artista: Steve Thoms

Leer a Rafael León es leer sobre lo absoluto y despiadado del amor, sobre la desesperanza de la espera y la esperanza de vivir enamorado. Muchos de sus poemas y romances tienen un dejo de desolación, al hablar de amores abandonados y prohibidos, en donde el corazón literalmente se estalla en mil pedazos y queda colgado en lugares tan lejanos que es imposible de reconstruir. Pena y alegría del amor tiene frases como “Mira cómo se me pone la piel ca vez que me acuerdo que soy un hombre casao y sin embargo, te quiero”. Triste triste.


Así Te Quiero

de Rafael de Leon

A Conchita Piquer

El día trece de julio

yo me tropecé contigo.

Las campanas de mi frente,

amargas de bronce antiguo,

dieron al viento tu nombre

en repique de delirio.

Mi corazón de madera

muerto de flor y de nidos,

floreció en un verde nuevo

de naranjos y de gritos,

y por mi sangre corrió

un toro de escalofrío,

que me dejó traspasado

en la plaza del suspiro.

¡Ay trece, trece de julio,

cuando me encontré contigo!

¡Ay, tus ojos de manzana

y tus labios de cuchillo

y las nueve, nueve letras

de tu nombre sobre el mío

que borraron diferencias

de linaje y apellido!

¡Bendita sea la madre,

la madre que te ha parido,

porque sólo te parió

para darme a mí un jacinto,

y se quedó sin jardines

porque yo tuviera el mío!

¿Quieres que me abra las venas

para ver si doy contigo?

Seguir leyendo

Anuncios

Allá por los noventa

Mujer sentada

Artista: Helen J. Vaughn

Lo bueno de reflejar los sueños en un papel, es que luego de muchos años se pueden revisar, releer y cotejar con algunas cosas que nos van sucediendo en esta vida. Por más ficción o imaginación que pongamos en el papel, no caben dudas de que las colas de nuestros cometas llamados sueños, se encuentran cada dos o tres palabras.

Puede una persona cambiar tanto en casi veinte años como para no reconocerse? Puede ser que se asombre de que muchos de esos sueños permanezcan intactos? Es ineficiencia por no haberlos encontrado, o es la mirada puesta siempre en el huidizo amor?

Muchas preguntas sin respuesta, lo cierto es que en muchas palabras he estado yo, tirando relojes a los veinte como ahora, soñando con una casa en la playa como ahora, tal vez con una estela más acentuada de melancolía y pesimismo. Hoy volvería a ese momento y le diría que no se haga problema, que el amor que huye no es tan amor, que la soledad y los recuerdos muchas veces cobijan, que siempre hay que mantener la vista fija en el horizonte, porque se llega.

Y bueno, esta era mi casa en la playa de los noventa.

El tema musical? No lo quise cambiar.

Las sonrisas? Se han multiplicado desde esa época.

Woman Sitting on a Quilt

Artista: Helen J. Vaughn

Seguir leyendo

Baila conmigo hasta el final del amor

Pensando en ti – Jack Vettriano

Todos estamos en tránsito. No sólo en el sentido de estar de paso en esta vida. Sino en el sentido de estar de paso de todo, en tránsito en la vida de otra persona, en tránsito por un trabajo, por un momento y por cada una de las miles de etapas por las que pasamos en una década, mes, y hasta en el día.

De todos los tránsitos, particularmente siempre me atraparon los tránsitos de otras personas por nuestras vidas. Bueh, para hablar del tránsito nuestro por otras vidas tendrían que hablar otros. Cada roce que tenemos con otra persona indefectiblemente nos marca, y si estamos lo suficientemente abiertos y dispuestos a arriesgarnos veremos que ese roce no es para nada en vano, que aunque llegue a ser un choque o una caricia de verano, tiene su cometido, su fin, su destino, la huella que quedará marcadas en nuestras pieles. De nosotros depende vivir ese momento único en que dos personas se encuentran o se desencuentran. Cada lado tiene su color y su brillo. Cada inicio y final marcan una historia y un capítulo, nada es casual.

Sólo el rojo más oscuro II Artista: Jack Vettriano

Seguir leyendo

Perro en tumbonas

Perros en tumbonas Artista: Carol Saxe

Qué mérito le podemos dar a la escritura?

Tal vez quienes puedan dar la opinión acertada sean los escritores de profesión. Aunque para los que escribimos por puro placer y descarga personal pueda tener otro significado.

Hoy hice el recorrido hacia atrás, y releí mi camino escrito, el publicado y el guardado solo para mí.

Aún en agosto me sorprende lo rápido que se cayeron las hojas, y cómo los brotes van saliendo azorados hacia la vida. Aún en agosto me sorprende como en meses anteriores he querido abandonar la marcha, dar la vuelta y o seguir hacia otro lado.

Me asombra tanta fantasía hilvanada día a día, deshilachada al día siguiente y analizada en el diván de un psicoterapeuta.

Seguir leyendo