Remember Me: Preston Gannaway, Pulitzer 2008.

Recuerdame: Así se llama el trabajo por el cual Preston Gannaway ha ganado el premio Pulitzer 2008.

Casualmente el año pasado, en este mismo mes, hice referencia a otro trabajo fotográfico ganador en la misma categoría y sobre una temática muy similar –El interminable viaje de una madre con su hijo enfermo– .

Podemos especular y darle vueltas a la muerte, tener largos debates, oírla y temerle, tratar de huirle o desconocerla. Lo cierto es que la muerte es algo que a todos nos toca. Y siempre pienso el temor debe de existir si tenemos las cuentas en rojo, o si todos saben que vamos a morir menos nosotros, si no tenemos tiempo de hacer alguna cuestión pendiente -seguro que no-….

Remember me. Ese es el deseo de muchos de los que saben que van a morir. Dejar una huella lo suficientemente profunda como para que no desaparezca con la primera lluvia.

Y yo lo dejaría allí, saltando por arriba el culto a la muerte, las placas, los recordatorios y demás cuestiones. Si hay algo que desearía es no dejar huella material de mi estadía por estos lugares, llámese parcela, placa en el cementerio, u alguna otra cuestión que dictamine que por allí cerca yace lo que quedó de mi contextura ósea. Lo que no quiere decir que esto sea ni mejor ni peor. En cuestiones de vida y de muerte, de dolor y despedidas, tratamos de manejarlo como podemos, y muchas veces el sólo hecho de ir un domingo al cementerio trae la calma del recuerdo no olvidado.

Seguir leyendo