La Casita blanca

“Ecléctico, Serrat en el año 1975 en que Franco agoniza, no desperdicia oportunidad de retratar otro tabú escondido tras las buenas maneras burguesas de la oficialidad y dedica otra canción a un conocido meublé barcelonés llamado La casita Blanca, refugio de historias tan prohibidas, clandestinas y secretas como la buena parte de la realidad barcelonesa”.

Así nos dibuja Margarita Riviére este tema de Serrat en su extenso libro “Joan Manuel Serrat”.

Y sigue…

“Franco se moría, pasó semanas agonizando y teniendo a los españoles pendiente del parte firmado por el equipo médico habitual, pero los obreros iban a la obra y los burgueses perdían calzoncillos en la Casita Blanca“.

Luis García Gil en “Serrat, canción a canción” es un poco más preciso en cuanto a su ubicación:

“Este lugar se encuentra en la parte superior de la plaza de Lesseps del lado que da a la Avenida del hospital Militar. Toda esta geografía de sentimientos huidizos es transmitida en una canción de extraordinaria hondura que discurre con lentitud, sin prisa, como si tratase de un adagio, donde cada palabra halla su sentido lírico.”

screenshot028.jpg

 

La cuestión no queda nada más que en el tema, por demás bello.

Seguir leyendo

Anuncios

El brillo tenue de la posibilidad

Las fotografías son sencillas, una tras otra se nos van presentando como diapositivas. En realidad es lo que vemos entre un abrir y cerrar de ojos… sólo cuando prestamos atención.

Paul Graham se ha nutrido de parte de la sociedad de EEUU para esta serie de fotografías, urbanas, sencillas y a simple vista casi sinsentido, porque en realidad, con más o menor color es lo que vemos a diario.

Reseña sobre la muestra en La Fábrica Galería

Paul Graham en La Fábrica Galería A Shimmer of Possibility

Inspirado en los relatos breves de Chejov, el reciente proyecto A Shimmer of Possibility (El brillo tenue de la posibilidad) de Paul Graham (Stafford, Reino Unido, 1956), está formado por un conjunto de obras que comprende una breve historia fotográfica de la sociedad estadounidense actual.

Los haikus que conforman la nueva serie A Shimmer of Possibility evitan la suma poderosa que normalmente encontramos en la fotografía, evitando el empaquetamiento ordenado del mundo en imágenes perfectas.

Seguir leyendo

El blanco no va con todo.

Menos es más: yo diría que esta frase es aplicable a muchas situaciones, es como el blanco: va con todo.

Particularmente en este momento me hace acordar a los beneficios de pensar que uno tiene menos.

Veamos.

Yo tuve la suerte de creer de chica era gorda, poco inteligente, llena de granos, fea y torpe -entre muchos otros adjetivos que sonaban diariamente como un cassette-. Claro que este tipo de comentarios siempre viene sazonado con alguna comparación.

Digamos que la mayonesa del sándwich es:

“Mariela tiene mejores notas que vos”. No sé para qué tantos rodeos, si esta frase queda de maravillas cuando traducimos: “No sos tan inteligente como Mariela”.

A lo que le agregamos kétchup: “Mariela es más flaca que vos”.

Mostaza: “Mariela es una buena chica”.

Salsa picante: “No servís para nada”.

Lo que ustedes ven como un evento totalmente desgraciado, para mí resultó ser toda una ventaja. A medida que en mi vida me encontraba con personas que me querían con onda -el amor está sobrevaluado-, y otros que me querían ensartar -adjetivo calificativo que se utiliza para referirse a un sujeto masculino adolescente en celo- fui descubriendo que en realidad no estaba gorda, que era inteligente, que un ocho está bien y que la belleza se mide con otras varas.

A la par de toda esta lista de adjetivos calificativos de mi persona, se sumaba la de la condición social: tuve la suerte de crecer creyendo que era absolutamente pobre.

Me vestía con la ropa que mi madre me hacía con su ropa que ya había usado unos cuantos años. Nótese que en esa época las telas venían en dos categorías: las más lindas se lavaban y automáticamente achicaban, estiraban o desteñían. Las más feas eran las mejores: telas ásperas y de colores estridentes que resistían cualquier jabón o inclemencia climática a la que estuvieran expuestas, es más creo que las manchas resbalaban, ya que la tela no tenía ni siquiera capacidad de absorción.

Seguir leyendo

La lista. Y van…

La lista…

Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia…

“De pronto me desperté a la madrugada. Alguien dormía al lado mío, el mismo montículo de hace casi veinte años, el mismo ronquido, los mismos efectos escatológicos, lo mismo.

Me dolía el cuello, la espalda y el alma se me estaba cayendo al piso… claro si prácticamente estaba durmiendo colgada sobre el lado izquierdo de la cama.

De pronto me di cuenta que esa noche no nos habíamos despedido hasta la mañana siguiente, ni un beso, un abrazo, nada. Seguramente había sido así durante bastante tiempo, seguro esta era la normalidad de la desabrida vida de casados que veníamos arrastrando.

Seguir leyendo

Sobre el uso terapéutico del cannabis

De un tiempo a esta parte la discusión sobre el uso terapéutico de la marihuana ha causado algunos dolores de cabeza.

En muchos países es un problema consumirla aunque se justifique su uso para enfermedades terminales, dolores extremos y demás. Resulta casi tragicómico que en una cancha de fútbol la mitad de la barra brava se encuentre fumando porros y que por el otro lado una mujer que la usa como analgésico tenga que explicar por qué la encontraron con marihuana en su poder. (Diario Judicial)

A medida que los fallos y los años transcurren, hay una leve tendencia a sostener que la tenencia de marihuana para consumo personal es el ejercicio de una libertad individual.

Lo que no cabe dentro del mismo ejercicio es la comercialización de la misma, lo que resulta toda una paradoja: ya que se puede consumir pero no comprar, menos cultivarla en una maceta.

Pero volviendo al uso terapéutico de la misma, hay antecedentes de venta de cannabis en farmacias hospitalarias en Barcelona (El Mundo- 2005), recetadas previamente por el médico en caso de quimioterapia, anorexia en pacientes con Sida y similares.

Hoy El Mundo nos da la noticia de que en California la sustancia se puede conseguir a través de sofisticadas máquinas expendedoras que mediante huellas, receta médica y demás nos aprovisionarán de nuestra dosis diaria.

Material en internet sobre los usos de la marihuana hay a montones, pero el pasaje que más me llamó la atención es definitivamente el siguiente:

Seguir leyendo

Espiando costumbres de la celebración del año nuevo chino

Siempre es bello observar las costumbres de otras civilizaciones. En este caso me anticipo un poco a lo que va a ser el año nuevo chino, que comienza el 7 de febrero del calendario gregoriano. Debo reconocer que algunas costumbres resultan tentadoras:

He aquí un pequeño compilado de algunas tradiciones, leyendas y cábalas.

Una de las leyendas más famosas es la de Nien, (que en chino significa justamente “año”). Se trata de una bestia de gran crueldad, que se dedicaba a comerse a las personas en la víspera del año nuevo…una de las maneras de librarse de Nien, se debían pegar en las puertas de las casas, “coplas” de papel rojo. También se mantenía la iluminación por medio de antorchas y se encendían petardos. Luego de una noche triunfal en la que la Bestia Nien fue ahuyentada, los chinos se ven y se dicen “Kung hsi” (felicitaciones!).

Las familias rinden tributo a estos dioses, quemando papel moneda para uso ritual, porque así “pagarán sus gastos de viaje”.

En la Víspera del Año Nuevo, los miembros de la familia que ya no viven en la casa hacen un esfuerzo especial para retornar al hogar para una reunión y compartir la mesa familiar, que suele ser abundante. En ese momento, los miembros de la familia entregan “dinero de buena suerte” en hong bau (sobres rojos) a los ancianos y niños.

chinese-new-year-50207142844159.jpg
Chinapictures.org

De historias de amor, sueños de poetas.

Mi pecado con este tema es haberlo aprendido en catalán y nunca haber buscado su significado, aunque convengamos que el idioma apenas ayuda un poquito con algunas coincidencias.

Creo que se puede llegar a sentir una melodía sin palabras, o palabras sin entenderlas, o el percibir el tono de voz con el que se canta, o en este caso el exquisito piano de Ricard Miralles.

Paraules d’amor me llegó con el doble Serrat en directo, la gira que marca el reencuentro de Serrat con nuestro país.

Seguir leyendo