Volver a empezar una y otra vez

agassi.jpg


Siempre pensé, en base a testimonios y gente conocida, que la generación del 70 era especial. Sobre todo por ser capaz de sobreponerse casi de cualquier cosa. (seguramente no son más que fantasías mías, pero dejen que siga con ellas, es el pilar de mi autoestima)
Hoy quiero dedicar unas líneas a un guerrero nacido el 29 de abril de 1970. Falta un poquito para el cumple así que vamos al nudo:
Su primer raqueta se la regaló su padre boxeador cuando él tenía 2 años, antes de los 14 golpeaba 3000 pelotas al día todos los días.
A los 16 se convirtió en jugador profesional.
A los 18 y con 43 torneos fue el jugador más joven en superar el millón de dolares en premios. (les cuento que hacía yo en el mismo año? no mejor otro día)
Como buen perro fue un jugador que rompió con los esquemas del tenis conservador: era un rebelde.
En 1997, crisis matrimonial mediante, llegó a estar en el puesto 141 del ranking mundial.
Ya separado este muchacho dijo basta y empezó de nuevo: pelo rapado, entrenamientos extremos hasta volver a posicionarse entre los mejores tenistas: y sí: resurgió como el ave Fenix de su bajón anímico: del 97 al 99 escaló 122 puestos hasta quedar sexto. (si esto no se llama superación personal, cómo se llama?)
Igualmente lo mejor no había llegado: en el 99 ganó Roland Garros, el único Grand Slam que se le había negado (se convirtióen el quinto tenista en la historia en consagrarse en los cuatrotorneos grandes) volvió a ganar el US Open y perdió la final de Wimbledon con Sampras para cerrar el año como número uno del mundo.
En junio de 2006, y luego de 21 añós de actividad, anunció su retiro.
Como se darán cuenta no he hablado casi de sus logros económicos: acaso es necesario? Aunque hubiese ganado más dinero en otra forma nadie le quita la satisfacción de ser un gran guerrero.

Fuente: wikipedia y diario La Nación (http://www.clarin.com/diario/2006/08/28/um/m-01260908.htm)
Página personal: http://www.agassiopen.com/




Anuncios

Demoliento “AM”s


Me niego a escuchar la AM de mi ciudad, y hoy a la mañana ratifiqué mi dedición.
Primera parada en negocio céntrico: radio al taco, los oyentes llaman por teléfono para dar sus innumerables opiniones (la mayoría son del tenor “Haz lo que yo digo pero no lo que hago”).
Primera noticia (y OH casualidad son de esas noticias que ya escuchamos en algún momento del año pero en otro mes y otro día):

El patrullero nuevo que llegó hace dos días coalicionó contra una camioneta estacionada. Cabe mencionar que las agentes que conducían habían hecho un curso de manejo en La Plata.

Mientras tanto la señora me comenta que fue una mañana terrible, que la radio dio pálidas toda la mañana, robos y demás a la orden del día. Y yo pienso no… Hermana: por qué no escuchamos otra cosita, no? Hasta puedo tolerar alguna FM que pase el Baile del osito o Ricardo Arjona por dos.
Sigo mi curso por el radio céntrico y paro en otro lugar: típica radio Tonomac que sintoniza únicamente AM (todavía salen al mercado?), y una mujer a la que le dieron la palabra por teléfono dice:

“Por favor hagan algo con los perros en el cementerio municipal, no puede ser que orinen y hagan sus necesidades en las tumbas…
Ya a esta altura, le pedí al señor que me cobre así me iba lo más rápido posible de allí.”

Atención:
Por favor, no tengo nada en contra de las AM ni contra la información en general, simplemente quise dar nota de un punto de vista muy particular. Que nadie se sienta ofendido.

 



Recuerdo del Shoah: no sos judío? Esa no es la cuestión

026n1mun-1.jpg

Israel se paralizó hoy durante dos minutos en los que sonaron las sirenas para recordar a los seis millones de víctimas del Holocausto, mientras en colegios y centros culturales se convocaron actos en su memoria.

A las 10.00 hora local se pararon en el país todas las actividades, los viandantes se detuvieron y los conductores se bajaron de sus vehículos al escuchar el ulular de unas sirenas que sólo se activan en situaciones de alarma máxima, como el estallido de una guerra.

Nota:

Jerusalen, 16 de abril. Israel se paralizó hoy cuando las sirenas sonaron en todo el país para que la población guardara dos minutos de silencio con motivo de la Jornada de la Shoah, en memoria de los seis millones de judíos exterminados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Como cada año, a las 10 horas locales, los peatones israelíes se detuvieron en las calles y en las plazas mientras todos los conductores pararon sus vehículos y se bajaron de ellos para ponerse en posición de firmes.

La ceremonia principal de la jornada en recuerdo del genocidio nazi tuvo lugar en el memorial de Yad Vashem. En el Parlamento, los diputados recordaron los nombres de cada una de las víctimas en una ceremonia denominada “Todo hombre tiene un nombre”.

Los principales diarios del país dedicaron portadas y suplementos especiales a la jornada en homenaje de las víctimas de la Shoah, al tiempo que denunciaron cómo, ahora, unos 80 mil sobrevivientes de los campos de concentración nazis viven en miseria en un Israel que los tiene olvidados.

En esta Jornada de la Shoah, un instituto israelí de investigación publicó un estudio según el cual el número de actos antisemitas en todo el mundo aumentó de forma importante durante 2006, sobre todo en Gran Bretaña, donde esos incidentes alcanzaron el pico más alto de los últimos 20 años.

El informe señaló como causas principales del aumento de los actos antisemitas en 2006 la guerra de Israel contra el movimiento chiíta Hezbollah en el sur de Líbano (el verano) y la negación del Holocausto por parte del presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, que además pidió “borrar del mapa a Israel”.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, criticó anoche a “aquellos que aún no aprendieron la lección de la Shoah” durante la ceremonia oficial de apertura de la jornada de recuerdo, en el memorial de Yad Vashem en Jerusalén.

“Debemos lanzar un grito de alarma frente al genocidio que ocurre hoy en día en Darfur (Sudán)”, declaró por su parte Yossef Lapid, uno de los responsables del memorial.

Mientras tanto, unos ocho mil jóvenes judíos realizaron esta tarde la decimosexta Marcha de los Vivos en el ex campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, en el sur de Polonia.

Los participantes, procedentes de Israel, Estados Unidos y algunos países europeos recorrieron a pie los tres kilómetros que separan los campos de Auschwitz y Birkenau, el principal centro de exterminio de los judíos donde se encontraban las cámaras de gas y los hornos crematorios. (Jornada)